Un nuevo estudio ha demostrado que los hombres con alto riesgo de desarrollar cáncer de pecho pueden beneficiarse de la mamografía o la radiografía de seno para detectar la enfermedad.

Algunos buscaron pruebas (mamografía de diagnóstico) porque sintieron un bulto en el pecho, mientras que otros no tenían síntomas y querían ser examinados porque un miembro de la familia había sido diagnosticado recientemente con la enfermedad.

En total, se encontró que 41 hombres tenían cáncer de seno confirmado por una biopsia de tejido mamario. Entre los 271 hombres que se sometieron a exámenes de detección, cinco tenían la enfermedad. Todas las personas con cáncer de seno se sometieron a una cirugía (mastectomía) para extirpar su tumor.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la NYU y su Centro de Cáncer Perlmutter realizaron lo que dicen es la revisión más grande en Estados Unidos de los registros médicos de los hombres que han tenido una mamografía de detección.

Un hallazgo clave del estudio fue que la mamografía fue más efectiva para detectar el cáncer en hombres de alto riesgo que la norma para las mujeres con riesgo promedio de cáncer de mama. Por cada 1.000 exámenes en estos hombres, 18 tenían cáncer. Por el contrario, la tasa de detección para las mujeres es de aproximadamente cinco por cada 1.000 exámenes. Los investigadores atribuyen este resultado en parte a la menor cantidad de tejido mamario en los hombres, ya que más tejido puede enmascarar la detección de tumores pequeños.

«Nuestros hallazgos muestran el potencial de la mamografía en la detección de hombres con alto riesgo de cáncer de seno y en la detección de la enfermedad mucho antes de que se haya propagado a otras partes del cuerpo», dice el investigador principal del estudio y radiólogo de diagnóstico de Perlmutter, Yiming Gao.

 

 

Las Pautas Nacionales de Atención del Cáncer actuales solo recomiendan controlar el cáncer de seno como parte de los exámenes físicos anuales, no usar pruebas de imágenes más sensibles como una mamografía, para hombres de 35 años o más con mutaciones BRCA, señala Gao, profesor asistente en el Departamento de Radiología de NYU Langone Health.

Entre los otros hallazgos principales del estudio se encontraba que los hombres que ya habían tenido cáncer de seno tenían 84 veces más probabilidades de tenerlo nuevamente que los hombres que no tenían antecedentes personales de la enfermedad. Los hombres con un pariente inmediato que tenían cáncer de seno, como una hermana o madre, pero no un primo, tenían tres veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

«Los hombres con alto riesgo de cáncer de seno a menudo buscan pruebas porque un miembro de la familia femenino tenía la enfermedad –dice la investigadora principal del estudio y radióloga de Perlmutter, Samantha Heller, profesora asociada de radiología en NYU Langone Health–. En general, los hombres deben ser más conscientes de sus factores de riesgo de cáncer de seno y de que ellos también pueden desarrollar la enfermedad».

La mayoría de los hombres analizados buscaron pruebas debido a las preocupaciones sobre una masa mamaria. Heller advierte, sin embargo, que la falta de detección selectiva en aquellos con alto riesgo y la tendencia a esperar para sentir un bulto antes de buscar atención pueden explicar por qué los hombres tienen un mayor riesgo de morir de cáncer de seno que las mujeres, a pesar de que la enfermedad es mucho más común en mujeres.

Otros hombres con riesgo elevado de cáncer de seno incluyeron aquellos de ascendencia Ashkenazi, un grupo étnico ampliamente conocido por las altas tasas de algunos tipos de cáncer (que tenían 13 veces más probabilidades de tener cáncer de seno que los hombres no Ashkenazi) y aquellos que tenían mutaciones genéticas, como como BRCA1 o BRCA2, vinculado durante mucho tiempo a un mayor riesgo de cáncer de mama (hasta siete veces más probable que los hombres sin riesgo genético).

Antes de recomendar cualquier cambio en las guías clínicas, Heller y Gao dicen que se necesita más investigación para determinar a qué edad y con qué frecuencia se deben realizar mamografías en hombres con alto riesgo.

«Con un número cada vez mayor de mujeres y hombres que buscan asesoramiento genético para el cáncer de mama, existe la necesidad de asesorar tanto a hombres como a mujeres sobre su riesgo real y orientación sobre las mejores prácticas de detección para asegurarse de que si contraen la enfermedad, es detectado y tratado temprano», apunta Gao.

El equipo planea expandir sus análisis para incluir datos de otros centros de cáncer y definir mejor las relaciones de riesgo entre los miembros de la familia.

 

 

Puedes leer la nota original en

 

Compartir

Dejar respuesta