El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la iniciativa de Ley de Amnistía que envió al Poder Legislativo no tiene que ver con el proceso de pacificación del país, sino con un acto de justicia para aquellos que no tuvieron oportunidad de tener una defensa digna.

En conferencia de prensa, el Presidente dijo que la iniciativa está enfocada para que salgan de la cárcel los que tienen menos delitos, pero que, por ser gente humilde, permanecen en prisión incluso sin una sentencia.

«No tiene que ver con el proceso de paz. Ahora estamos con más personas detenidas y que deseen reincorporarse a la vida pública, todo esto tiene que pasar por la autorización de las víctimas y garantizar que no se repita.

«El caso de esta propuesta es dejar en libertad a los que están detenidos de manera injusta, indígenas, mujeres, aquellos que no tuvieron una atención adecuada y los delitos por los que son acusados no son graves, no son de sangre o violencia y se sigue viendo el proceso de desistimiento de quienes acusan y las autoridades de que consideramos presos políticos, como el caso de maestros que se demostró que fueron fabricados sus delitos», dijo en conferencia de prensa.

En el caso de pacificación, explicó el Presidente, el gobierno continúa el proceso de ofrecer oportunidades, atender el desarrollo, dar atención a las adicciones y fortalecer la Guardia Nacional que en el desfile de ayer «se demostró que está consolidada y bien estructurada la guardia nacional que nos había falta para la seguridad».

Dijo que para lograr la seguridad en el país también es indispensable “que se resuelvan las violaciones, que no haya masacres, que el Estado no sea el principal violador de derechos humanos, que no haya razias; ya se está trabajando en el control de armas procedentes de Estados Unidos y así vamos a ir avanzando”, aseguró.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta