Emanuel Navarrete volvió a demostrar su demoledora pegada y necesitó sólo cuatro rounds para noquear al filipino Juan Miguel Elorde para lograr su tercera defensa exitosa, segunda en menos de un mes, del centro supergallo de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Navarrete (29-1, 25 KO) venía de noquear en tres rounds a Francisco de Vaca el pasado 17 de agosto. Ayer necesitó sólo 26 segundos del cuarto round, para que, con un duro golpe de derecha que sacudió a Elorde (28-2, 15 KO), el réferi Russell Mora decidiera frenar el combate.

Luego de un primer round de estudio, del segundo episodio en adelante el Vaquero hizo notar sus condiciones con combinaciones, basadas principalmente en el golpe abajo hacia arriba.

En el tercero su dominio volvió a ser abrumador y, aunque parecía que Elorde aguantaría, un uppercut de izquierda movió brutalmente al filipino que se fue contra las cuerdas; no cayó a la lona, pero Mora aplicó el conteo preventivo y poco después acabó el episodio.

La esquina de Elorde analizó la opción de detener el combate, pero fue mucha la insistencia del peleador. Previo a la reanudación, el réferi le advirtió que sólo un golpe le bastaría para detener el combate.

«Por la salud de nosotros mismos, es mejor que la detengan un golpe antes y no un golpe después”, dijo Navarrete, al final del combate. “Estoy muy contento, siento que toda esa preparación, el no tener descanso al final de mi última pelea, valió la pena. ¡Que viva México!”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta