Por instrucciones del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Gobernación está reencauzando las prioridades de la política interior con base en dos pilares fundamentales: la gobernabilidad democrática y la vigencia del Estado de Derecho, y dentro de ambos rubros, la protección de los derechos humanos.

Así lo afirmó la encargada de la política interior del país, Olga Sánchez Cordero, durante el encuentro del Consejo Directivo Nacional de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA), donde resaltó que estos principios están en el quehacer de Gobernación, también por convicción personal.

En presencia del presidente nacional de dicha Cámara, Enoch Castellanos Férez, refrendó que el titular del Ejecutivo considera de la mayor importancia consolidar a México como un destino confiable para la inversión, ya que la gobernabilidad siempre será una labor más fácil de cumplir si las condiciones económicas del país son de estabilidad y crecimiento.

Para ello –señaló— ha delineado una ruta muy clara: retomar el camino del crecimiento con austeridad, erradicar la corrupción, mantener una disciplina fiscal férrea, cesar el endeudamiento público y respetar ante todo de manera irrestricta, las decisiones del Banco de México.

La Secretaria Olga Sánchez Cordero confirmó que la gobernabilidad democrática se basa en el diálogo como instrumento de la política y en el cumplimiento irrestricto de lo que establece la Constitución y las leyes. “El ejercicio de gobierno lo realizamos con la convicción de promover la gobernanza, condición en que las organizaciones de la sociedad civil, las cámaras, los organismos empresariales participen en la formulación de las políticas públicas”, añadió.

Dijo estar consciente de que la incertidumbre jurídica desalienta la actividad productiva, desalienta las inversiones y las expectativas empresariales, “es por ello que cuando hablo del Estado de Derecho no lo hago con un concepto académico o abstracto, sino con la convicción de velar por el respeto irrestricto a las leyes”.

“Para mí –recalcó— después de haber sido ministra de la Corte por más de 20 años, el respeto escrupuloso del marco legal, es una condición indispensable para el desarrollo armónico de nuestro país. Trabajamos todos los días para garantizar la construcción y consolidación de un verdadero Estado de Derecho; estamos comprometidos con el respeto a las leyes y con la certeza de que las normas protejan y alienten la inversión, al tiempo de que promuevan el desarrollo”.

La Secretaria de Gobernación invitó a trabajar juntos, a hacer equipo con el Gobierno de México para resolver los problemas y las necesidades. “Ha llegado el momento en que debemos unirnos todos para el bien superior, para encontrar soluciones que permitan abatir el rezago en infraestructura y que todos podamos contar con seguridad, que sea un auténtico Estado con salud y educación universal, con políticas públicas que alienten y propicien el desarrollo”.

Agregó que la prioridad del Gobierno de México es el bienestar y la inclusión social. “Tuvimos un bono demográfico que nunca más se repetirá en la historia del país.

“Estamos a año y medio de terminar con este bono demográfico de jóvenes, los gobiernos anteriores no los voltearon a ver, teníamos una generación de jóvenes desechables, cooptados por el crimen y qué importaba si los mataban o si tenían o no oportunidades para trabajar, estudiar o desarrollarse; hoy son prioridad para el Gobierno de México. No son políticas asistencialistas, populistas, es ver una realidad que no se veía, como tampoco muchos otros temas”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta