Activistas del movimiento March for Our Lives, encabezado por estudiantes sobrevivientes del tiroteo de 2018 en la secundaria de Parkland (Florida, Estados Unidos), en la que murieron 17 personas, lanzaron esté miércoles un plan para el control de armas e instaron a los políticos y candidatos presidenciales a apoyarlo.

«Necesitamos líderes en la Casa Blanca, en el Congreso y en la Corte Suprema a quienes les importe el futuro de nuestros hijos y nuestra nación», señaló el grupo en un documento llamado «Plan de Paz para un Estados Unidos más Seguro».

La propuesta incluye seis puntos encaminados a abogar y aprobar una legislación para elevar el estándar nacional para la posesión de armas, la prohibición de armas de asalto y otro armamento de guerra y desarmar a propietarios que representan un riesgo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta