Mientras en Facebook la historia del burro detenido en San Sebastián Río Dulce, que ya suma 72 horas sin agua ni comida, se viralizó, también se evidenciaron arbitrariedades en la localidad. El agente de la comunidad Dionisio Cruz Ramírez no sólo ordenó sacar al asno por la fuerza de la casa de sus dueños, también se le señaló de exigir le pago de 30 mil pesos a sus contrarios para poder sepultar a sus muertos.

«Aún hay algo más grave e inhumano, no los dejan enterrar a sus difuntos al menos que paguen la suma de 30,000.00 pesos y de esto se ha dado cuenta puntualmente donde la misma Secretaría General de Gobierno ha intervenido para mediar en los casos donde les han impedido enterrar a sus muertos”, destacó Félix García a través de su espacio en Facebook.

De acuerdo con testimonios de pobladores, Cruz Ramírez les tiene prohibido a sus contrarios cortar leña, si alguno se atreve a hacerlo, las consecuencias van desde el destrozo de cultivos hasta la prohibición para usar la cancha menos asistir a la iglesia.

Además, afirmaron, que no hubo elecciones para definir al agente municipal, que con el apoyo del presidente municipal de Zimatlán de Álvarez, Javier Barroso, se puso a “un agente a modo”.

Sobre el caso del burro detenido, los dueños del animal afirmaron que trataron de acercarse al agente municipal, pero éste les argumentó que no tenía tiempo para atenderlos, por lo que el animal ya suma 72 horas sin agua ni pastura.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta