El traspaso del tipo de cambio a los precios del consumidor en México es bajo y prácticamente no ha cambiado en un año, consigna el Banco de México (Banxico) en un documento de investigación.

Al interior de la investigación titulada “Evolución y características del traspaso del tipo de cambio a precios en México”, consignan que “el traspaso de largo plazo del tipo de cambio a la inflación subyacente ante una depreciación se alcanza prácticamente a los 70 meses (5.8 años)”.

“Contrario a lo que mucha gente cree, la elasticidad tipo de cambio-precios a un año sigue siendo bastante baja: 0.04”, consignó Gerardo Esquivel en su cuenta oficial de Twitter, el pasado 29 de julio, cuando divulgó en línea los resultados de esta investigación.

En el estudio se detalla que “la estimación puntual del traspaso es mayor cuando la moneda se deprecia que cuando se aprecia”.

Mientras, el fortalecimiento del tipo de cambio tiene un impacto negativo en 0.11 puntos porcentuales en el traspaso.

La conclusión de esta investigación cobra importancia en el inicio del ciclo de flexibilización en la política monetaria mexicana, es decir, la serie esperada de recortes en la tasa de fondeo, al ser uno de los factores a considerar por la Junta de Gobierno del Banxico.

En el documento destacan que, cuando la economía se encuentra creciendo por arriba de su tendencia, el traspaso es mayor para la inflación general y sus subíndices.

Impacto en precios de mercancías

Estrategas de Finamex Casa de Bolsa y Barclays han recomendado dar seguimiento al desempeño de la inflación de mercancías, que es uno de los componentes de la inflación subyacente, para identificar el comportamiento de este traspaso cambiario en los precios. La depreciación del tipo de cambio suele impactar en el precio de las materias primas fijado en dólares.

La inflación subyacente es el indicador de la inflación más pura, tal como ha explicado el Coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos de la Facultad de Economía de la UNAM, Eduardo Loria. Se ha mantenido resistente en la corrección a la baja que en cambio ha mostrado la inflación general.

De acuerdo con cifras del Inegi, el índice de precios subyacente creció 0.26% mensual en junio, alcanzando una variación anual de 3.82 por ciento.

Dentro del índice citado, el de mercancías registró una variación de 3.85% en el mismo periodo.

Analistas perciben cautela

La postura del Banxico tras el primer recorte de tasas en cinco años se mantiene cautelosa, pese a dejar abierta la puerta a más recortes en la tasa, advirtieron estrategas de Goldman Sachs, Citibanamex y la calificadora Fitch.

En una nota, el director de Estudios Económicos de Citibanamex, Sergio Luna, destacó que en el comunicado del anuncio monetario utilizaron el calificativo “prudente” como una constante relevante que reconoce de forma tácita un margen limitado para el relajamiento de la política monetaria.

Para Charles Seville, analista soberano en Fitch, el indicativo de mayor aversión al riesgo para el tipo de cambio que hizo la Junta de Gobierno deja abierta la puerta a más recortes. Sin embargo, no permite anticipar que sea el inicio de un ciclo de recortes, y deja latente la percepción de que Banxico responderá a las eventualidades conforme se presenten.

Desde Nueva York, el economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos, explicó cómo el Banxico señaló “la persistencia de la alta incertidumbre respecto a los riesgos que podrían afectar la inflación”.

Concuerda en la advertencia de que Banxico “estará alerta a la posible materialización de riesgos para la inflación”.

Ramos mencionó que en la guía hacia adelante para las decisiones de Banxico deja hasta arriba el posible traspaso cambiario a los precios domésticos; la posición de la tasa respecto de la que tiene la Fed de Estados Unidos, y la evolución de la brecha del producto.

En tanto el director de Moody’s Analytics para América Latina, Alfredo Coutiño, advirtió que esta decisión evidencia que Banxico está actuando como si tuviera un mandato dual, dando un peso importante al indicador del crecimiento del PIB.

Con esta decisión del Banxico, se montó en la ola mundial de recortes en la tasa, donde más de 12 bancos centrales alinearon posiciones para flexibilizar la política monetaria, incluida la Fed de Estados Unidos, en respuesta a la inminente desaceleración económica mundial, precipitada por la escalada de la tensión comercial.

Inversionistas necesitan confianza: catedráticos

Para acelerar la economía se requieren capitales productivos y “no basta con medidas, cuando el gobierno ha pasado meses aplicando políticas incongruentes”, advirtieron investigadores.

De acuerdo con el profesor e investigador de la Escuela de Gobierno de la Universidad Panamericana (UP), Gabriel Pérez del Peral, el Paquete Económico que enviará el gobierno federal al Congreso de la Unión el 8 de septiembre será clave para verificar si han identificado los fallos que han cometido en estos meses de gobierno, si los han internalizado y si los corregirán para ser congruentes con la desaceleración económica”, refirió.

Entrevistado por El Economista, dice que para reactivar la confianza se requiere una corrección del Plan de Negocios de Pemex y que la meta de disciplina fiscal se mantenga. “El presupuesto de egresos debe mantener las metas de disciplina fiscal de 1% de superávit primario”.

Aparte, el director de Investigación Económica en SAVER, Luis Pérez Lezama, recomienda  tener mucho cuidado de no descuidar los pesos, para cuidar unos centavos.

“En la medida que el sector público gasta menos, se tiene un impacto económico”. Sostuvo que el lento ejercicio del gasto sigue como un claro dique al desempeño de la economía.

El experto comenta que ha sido más aguda la desaceleración de lo esperado. Se han cometido errores de política económica minando la confianza de los inversionistas.

El especialista de la UP considera que para reactivar la confianza también se requiere una corrección del Plan de Negocios de Pemex y que la meta de disciplina fiscal se mantenga.

El catedrático de economía en la UNAM, Juan Carlos Moreno -Brid, considera determinante identificar las causas de la pérdida de dinamismo, para identificar cómo hacer para incentivar la inversión y el empleo.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Economista

Compartir

Dejar respuesta