Estados Unidos dijo el miércoles estar «profundamente preocupado» por el despliegue de fuerzas «paramilitares» chinas en la frontera con Hong Kong e instó a Pekín a honrar la autonomía de esa ciudad del sur de China, mientras continuaban las protestas en favor de la democracia.

Un día después de que el presidente Donald Trump pareció tomar una posición de no intervención en las protestas, un portavoz del Departamento de Estado expresó su preocupación por la «erosión continua» de la autonomía de Hong Kong y expresó un apoyo «firme» a los derechos de libertad de expresión y reunión pacífica en la excolonia británica.

«Estados Unidos está profundamente preocupado por los informes del movimiento paramilitar chino a lo largo de la frontera con Hong Kong», dijo el funcionario, que pidió no ser identificado, en un comunicado.

«Estados Unidos insta firmemente a Pekín a cumplir con sus compromisos en la Declaración Conjunta sino-británica para permitir que Hong Kong ejerza un alto grado de autonomía», añadió.

El portavoz dijo que las protestas, que paralizaron el aeropuerto internacional de Hong Kong esta semana, reflejan «preocupaciones amplias y legítimas» entre los hongkoneses por la pérdida de la autonomía acordada entre Londres y Pekín al entregarse la excolonia británica a China en 1997.

«Condenamos la violencia e instamos a todas las partes a ejercer moderación, pero seguimos firmes en nuestro apoyo a la libertad de expresión y libertad de reunión pacífica en Hong Kong», dijo el funcionario estadounidense.

«Rechazamos categóricamente la falsa acusación de las fuerzas extranjeras como la mano negra detrás de las protestas», agregó.

El martes, Trump, en medio de una guerra comercial con Pekín, dijo en Twitter tener reportes de la inteligencia estadunidense de que China estaba «moviendo tropas a la frontera con Hong Kong».

Antes, en declaraciones a periodistas en Morristown, Nueva Jersey, había calificado la situación en Hong Kong como «muy difícil», «complicada».

«Espero que se resuelva pacíficamente. Espero que nadie salga lastimado. Espero que nadie sea asesinado», afirmó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta