La Procuraduría General de Justicia capitalina no tiene, hasta el momento, una prueba científica contundente para poder imputar a los probables responsables de la violación de una menor de 17 años, en calles de Azcapotzalco.

«La Procuraduría actúa con certeza, con elementos de prueba, las pruebas como lo hemos señalado aquí es porque no tenemos un imputado concreto específico para hacerlo. No estamos encubriendo a nadie. No tenemos los elementos, ni las posibilidades para acusar a uno o varios policías o los que sean”, argumentó Ulises Lara, vocero de la PGJ capitalina.

-¿Una prueba científica de ADN, no es suficiente?, se le inquirió al funcionario.

-“Si la tuviéramos la estaríamos presentando, eso es lo que no tenemos, no es que lo estemos negando, por eso sometiendo al escrutinio de la Comisión (de Derechos Humanos) todas las pruebas y todos los elementos que dentro del debido proceso  se pueden presentar y pueden conocerse”, añadió Lara.

No obstante, aseguró que dentro de los videos que han sido revisados fueron observados patrullas y elementos de la SSC que están siendo investigados.

A pesar de que la menor agredida no se ha presentado a identificar a los policías que supuestamente la agredieron, el vocero de la PGJ, sostuvo que la investigación permanecerá abierta y el delito por el que se inició no prescribe, en la posibilidad de que ella se desista en continuar con su denuncia.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta