Ciudad de México. La escritora Alaíde Ventura Medina por segunda ocasión consecutiva en menos de un año gana un galardón de novela. Esta vez fue el Premio Mauricio Achar Literatura Penguin Random House para autores noveles, que se anunció ayer. La ocasión anterior fue el de Literatura Juvenil Gran Angular.
La narradora, reconocida ahora por su novela Entre los rotos, dijo a La Jornada: ‘‘La novela es mi género favorito, es lo que más leo y es con el que más me identifico porque estoy muy conectada con mi comunidad. Las historias de los otros forman parte de mi historia propia”.
Respecto del reconocimiento, fallado por Cristina Rivera Garza, Fernanda Melchor y Julián Herbert, Alaíde Ventura (Xalapa, Veracruz, 1985) destaca que es un gran premio: ‘‘Estoy muy contenta, porque las obras ganadoras previas me gustan mucho. Estoy en buena compañía y los autores de la casa editorial me encantan. Los jurados son mis escritores favoritos.
‘Me siento muy halagada de que algo que estoy haciendo llegue a ojos de las personas que más admiro y lo consideren bueno. Es algo muy grande para mí, que crecí leyéndolos”.
La escritora refiere que ayer le avisaron que obtuvo el premio Mauricio Achar, una hora antes de que se difundiera a los medios y a 20 minutos de que ella entrara a una reunión de trabajo. ‘‘Pensé mucho si tomaba un Uber, pero creí que el Metro era más rápido. Estaba muy hecha bolas, muy emocionada y no alcancé a entrar a la junta”.
Implecable construcción narrativa, define el jurado

Cuando Ventura Medina conoció la noticia, publicó en su cuenta de Twitter : ‘‘VERGA”. Seguida de un ‘‘Qué me costaba salir de mi casa con una blusa planchada”.
En el trayecto: ‘‘Voy pérenme! Voy en metro Viveros!!!!” para cerrar con un ‘‘Viva Veracruz!!!”
El acta destaca que el comité del premio Mauricio Achar decidió ‘‘por unanimidad”, pues el texto es ‘‘una impecable construcción narrativa, un relato ágil y preciso sobre una familia rota por la violencia y el silencio, una arqueología íntima basada en diversos recursos de la memoria como fotografías, listas y definiciones personales. Además, Entre los rotos es una novela inteligente y emotiva que reflexiona sobre la forma en que se han ido transformando las emociones a comienzos del siglo XXI”.
De su novela, Alaíde Ventura explica que la construyó ‘‘a partir de retratos familiares. Una fotografía familiar aparentemente normal, feliz, ¿qué esconde?; ¿qué esconde de una familia en la que hay violencia y ruptura?, y cómo esto se olvida ligeramente cuando nos hacemos al discurso familiar. Son conflictos serios, de violencia, agresión, machismo y abandono”.
Añade que en la sociedad lo poco que ‘‘se ha avanzado sobre estas situaciones es que ahora se habla, por lo menos nos damos cuenta de que no son dinámicas normales, pero hasta hace muy poco eran consideradas del trato cotidiano, algo que sucede dentro de todas las casas y con lo que teníamos que aprender a vivir. Ese es el punto de partida que sucede en una familia al principio de los años 90 del siglo pasado, pero la novela en realidad trata de las secuelas, de cómo sobreviven los hijos, que eran niños, a un proceso así; cómo intentan reconstruir sus vidas y si se puede lograr. Yo tengo algunas dudas”.
La también antropóloga y ganadora del Premio de Literatura Juvenil Gran Angular por Como caracol… refiere que siempre ha escrito, pero lo hacía para ella o sus amigos. ‘‘Fue a partir de que en Internet me hice una voz propia, con mis recursos modestos, en que en los blogs me empezaron a leer más personas y me lo tomé en serio hasta que me puse a escribir narrativa”.
En torno a Entre los rotos, la escritora Fernanda Melchor sostuvo en conferencia que la de Alaíde Ventura Medina ‘‘es una voz femenina hablando de temas de los que poco a poco hemos empezado a hablar las mujeres: la violencia en el seno familiar, no sólo física sino también sicológica, y la forma en que estos patrones de violencia se desarrollan en una familia entre los padres,los hermanos. Es una novela muy bien hecha, muy emotiva”.

Esta nota originalmente se publicó en La Jornada

Compartir

Dejar respuesta