La marca de cosmética y cuidado de la piel ve áreas de oportunidad en México, en nuevos nichos de mercado y con nuevas tecnologías
Una presencia que ya supone el tercer lugar en participación de mercado en el país, según datos de Euromonitor, por detrás de la oferta de Unilever y P&G.
En México, el abanico de opciones cosméticas de L’Oréal cubre cuatro divisiones operacionales: Mass Market (con las marcas de L’Oréal París, Garnier, May-belline o Essie), la categoría profesional (L’Oréal París Profesional, Redken, Matrix, y Kérastase); la división cosmética activa –de venta única en farmacias, con Vichy, CeraVe y La Roche-Posay– y la división de lujo (Lancôme, Giorgio Armani o Ralph Lauren).
El éxito de la compañía viene derivado de su apuesta por la innovación, señala Iván Franco, director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. “En el mercado de consumo existen dos tipos de empresas: quienes marcan tendencia y quienes no lo hacen pero avanzan con ellas. En L’Oréal, ellos mismos desarrollan, investigan e innovan, ampliando y diversificando su portafolio, lo que los hace líderes”, apunta.

Belleza digital

Donde sí quiere avanzar la firma es en el comercio electrónico, un canal de venta que todavía no se ha consolidado en México. “La venta online representó el 11% de nuestra facturación a nivel global. Aquí en México está menos desarrollado, debido a la falta de oferta en cuanto a logística y bancarización, pero algunas de nuestras marcas se venden por este canal”, asegura el ejecutivo.
El reto es grande, opina, por su parte, Franco, ya que la utilización del e-commerce para la venta de productos de belleza y cosmética aún no penetra de manera importante en México, debido a que éste es un mercado más dependiente de muestras físicas, oportunidad que el sector retail ofrece con mejor detalle.
Aunada al desarrollo de productos, la formación de experiencias a través de la tecnología es otra de las apuestas de L’Oréal. En 2018 adquirió la start-up de realidad aumentada Modiface, con el propósito de lanzar al mercado una aplicación que permitiera a los consumidores modificar su aspecto a través de una selfie, probando colores de cabello, lápices labiales o máscaras de pestañas.
La plataforma se encuentra disponible en otras latitudes y se prevé su llegada a México, pero todavía no tiene fecha de lanzamiento, dado que el país también se encuentra en el plan global de adopción de nuevas tecnologías.
Mientras, la firma seguirá atacando nuevos espacios. Divet apunta que el mercado mexicano todavía tiene áreas por explorar, que aprovechará dentro de sus operaciones a mediano y largo plazo, como el nicho de cuidado masculino. “Hay mucho potencial para crecer. Tenemos que ver el mercado para consumo de hombres y hay mucho por desarrollar. Vemos oportunidades en México, sea cual sea el contexto, pero vemos el futuro con mucha serenidad. Desde los años 60 hemos visto atravesar muchas crisis y nuestro plan a largo plazo involucra inversión y equipos de trabajo sólidos en este país”, asegura.

Esta nota se publicó originalmente en Expansión

Compartir

Dejar respuesta