La app de navegación de Google sumó a 24 entidades públicas y ONG’s para desarrollar nuevos servicios; sin embargo, aún no han habilitado servicio para dar rutas más seguras
Claudia Octaviano, coordinadora general de cambio climático y desarrollo bajo en carbono, del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), cuenta que recientemente se agregaron al programa de Waze for Cities en dónde conectados a la nube de Google y a herramientas de visualización del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), iniciativa que les da acceso para analizar datos de Waze de forma más sencilla y profunda.
Uno de los aspectos en los que profundizaron fue en cómo el transporte eléctrico puede ayudar a la ciudad a través de la creación de políticas públicas enfocadas a la movilidad sustentable.
“En nuestro caso los datos los usamos en cuestiones de contaminación y movilidad. Nos ayudan a entender políticas públicas para el transporte, por ejemplo electromovilidad en la CDMX» indicó Octaviano.
“Si quisiéramos hacer una política pública de movilidad vemos los patrones de congestión para saber cómo usar la electromovilidad. Entendemos con mucha finura como se mueve la gente, dónde se estaciona y así ver si pudiéramos hacer la red de electrolineras”, dice.
En 2018 se vendieron en México 17,807 de estos vehículos pero la perspectiva es que la cifra ascienda. Sin embargo, se requiere mayor infraestructura y medición de costo beneficio para la ciudad, aclara Octaviano, quien propone que electrificar el transporte público en la CDMX sería la medida de mayor impacto que puede traer esta tecnología.
Túneles y menos tiempo
Otra de las mejoras que se busca que Waze for Cities traiga a la CDMX son conexiones de GPS dentro de túneles y pasos a desnivel, así como acciones de conectividad en semáforos o camiones recolectores de basura que, al conectarse a la nube de Google pueden ayudar a procesar y mejorar patrones de rutas y sincronización que brinden mejor fluidez a la ciudad.
En Río de Janeiro, la directiva cuenta que se descubrió que los camiones de basura eran un foco de tráfico muy importante, por lo que al conocer las rutas los movieron una hora de la ruta y esto redujo las congestiones en 32%, según datos de Waze.
Por otro lado, en Boston, la ejecutiva de Waze recuerda que se reemplazaron 80% de los semáforos por unos inteligentes y ahora alternan con las cargas de tráfico alimentadas por Waze y se redujo el tránsito en 20%.
En cuanto a los túneles de la ciudad, Sánchez cuenta que la idea es integrar beacons u objetos conectados a la red y a GPS, dentro de los túneles, para que el usuario que maneja con Waze no pierda la conexión.
“Lo de los beacons es prioritario pero apenas comenzamos con Boston hace unos meses (…) esto lo que hace es continuar la trayectoria dentro del túnel a veces no sabe si vas por arriba o abajo y eso lo resolvería. Se requiere conexión y funciona con Wifi y GPS. Depende de la infraestructura de los túneles hay que entenderlos primero y en eso estamos”, dice.
La directora adelantó que aunque la CDMX está en los planes prioritarios de Waze aún no hay una fecha definida para su instalación.

Esta nota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta