Manejamos la séptima generación del nuevo sedán alemán sobre el asfalto del Autódromo Hermanos Rodríguez
Tuvieron que pasar 25 años para poder estar al volante del primer vehículo de la firma alemana fabricado orgullosamente en nuestro país, en el complejo industrial que BMW inauguró recientemente en San Luis Potosí.
La emoción está a flor de piel, pues se trata de la séptima generación del Serie 3, el hijo consentido de la casa bávara, cuyo origen se puede rastrear hasta 1977, el año en que debutó la primera generación de este vehículo y que tantas alegrías le ha dado a BMW, pues a lo largo de más de cuatro décadas, ha vendido cerca de 15 millones de unidades.
Si bien se trata de un vehículo estéticamente atractivo, lo cierto es que fue dotado con mucha tecnología en distintas áreas, herencia directa de sus hermanos mayores, como la posibilidad de manipular el sistema de infoentretenimiento mediante gestos a distancia con las manos o el asistente de estacionamiento, una función que se encarga de acomodar el vehículo en algún espacio disponible de manera autónoma y sin intervención del conductor, a través de los radares que hacen una lectura de las condiciones.
También existe la posibilidad de que el auto grabe los últimos 50 metros recorridos, con todo y los movimientos de volante hechos por el conductor, para después, al presionar el asistente, ejecutar los mismos movimientos en reversa y salir victoriosos de una maniobra compleja de reversa y sin exponer a un impacto la carrocería, actividades que realizamos a la perfección.
Después de realizar algunos ejercicios de slalom y frenada de emergencia, donde comprobamos el buen equilibrio del coche, es momento de colocarnos el casco y enfrentar el circuito, a bordo de la versión 330iA Sport Line.
Motor con la Tecnología BMW TwinPower Turbo (un turbo) / BMW
Pisamos el acelerador a fondo y descubrimos una respuesta inmediata del motor de cuatro cilindros 2.0 litros turbocargado, impulsándonos hasta la primera curva con mucha rapidez gracias a los 258 caballos de fuerza y 295 libras-pie de torque que genera, acoplado a una transmisión automática de 8 velocidades.
Los movimientos de la dirección son precisos, con un buen nivel de adherencia que nos permite aprovechar toda la pista, apoyado por la suspensión que, sin ser deportiva, evita que la carrocería se mueva bruscamente. El comportamiento de los frenos nos sorprendió, pues a pesar del calor, respondieron con precisión en todo momento al presionar el pedal.
Luego de tres vueltas al trazado, comprobamos que BMW ha creado un Serie 3 no sólo espacioso y de calidad, espacioso un auto con un carácter deportivo que no se puede negar.

FICHA TÉCNICA

Motor 4 cil TwinPower Turbo
Potencia 258 hp 5,000- 6,500 rpm
Torque 400 Nm 1,550- 4,400 rpm
Transmisión Automática 8 vel.

DESTACADOS

· 5.8 segundos aceleración de 0-100 km/ h

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México 

Compartir

Dejar respuesta