Las personas sarcásticas son divertidas, sin embargo, en ocasiones su humor puedes ocasionarles serios problemas.

Esto lo sabe bien Rius Vernandes, un youtuber que cuenta medio millón de suscriptores en Youtube y 122 mil seguidores en Instagram.

El influencer indonesio se enfrenta a posibles cargos legales por difamasión, ¿su error? publicar a manera de broma una foto del menú del avión en el que viajaba con su novia escrito a mano.

De acuerdo con información de The Guardian, poco tiempo después de su vuelo desde Sidney (Australia) hasta Denpasar (Indonesia) fueron denunciados a la policía. Ambos recibieron citaciones para ser interrogados por las autoridades.

Al día siguiente de su ya polémica publicación, el joven grabó un video en el que habló de lo sucedido, asegurando que su intención jamás fue la de dañar la reputación de la aerolínea estatal de Indonesia. Y señaló, además, que frecuentemente suele publicar reseñas sobre los servicios de abordo de otras compañías aéreas.

Ayer publicó la foto de los dos sobres con las mencionadas citaciones, pidiendo apoyo a otros blogueros influyentes.

«Espero que puedan ayudarme a difundir y apoyarme en este problema, ya que no quiero ver que en el futuro, cada vez que reseñemos algo, haciendo críticas constructivas, podamos ser criminalizados», manifestó.

De acuerdo con un memorándum interno de Garuda Indonesia, que trascendió el pasado domingo, la aerolínea anunciaba la prohibición —ya sea para los pasajeros o para la propia tripulación— de sacar fotos y filmar abordo de sus vuelos.

Sin embargo, esa medida solo ayudó a incrementar la desaprobación de los usuarios, de modo que este martes la compañía desestimó la iniciativa.

Esa política «aún no ha sido implementada y no debería haber sido revelada al público», declaró Ikhsan Rosan, secretaria corporativa de la aerolínea, y añadió que «las personas aún pueden tomar fotos para uso personal» durante los vuelos «siempre y cuando no molesten a otros pasajeros».

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta