El pasado 23 de junio, el futbolista Joao Maleck protagonizó un accidente en Zapopan que dejó a dos personas muertas. Las víctimas se tratan de Alejandro Castro y María Fernanda Peña, quienes se habían casado un día antes.

Alejandro, una de las víctimas fatales, tenía dos hijas menores de edad. Una de ellas estuvo presente, el 28 de junio, en la audiencia de vinculación a proceso por delito de homicidio culposo y daños a las cosas que se inició en contra del exfutbolista del Santos Laguna.

Fue la madre de la menor y expareja sentimental de Alejandro Castro, quien otorgó el perdón legal al futbolista de 20 años.

En dicha audiencia, la defensa del jugador solicitó un plazo de 30 días para buscar una negociación con las familias de los involucrados; sin embargo, no lo han logrado con todos. La madre de María Peña ha mencionado que no llegará a ningún acuerdo con el acusado.

«Así me dieran más dinero no aceptaría, mi hija no tiene precio», aseguró la mamá en una rueda de prensa.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta