Un juez federal ordenó el martes que R. Kelly permanezca en una cárcel en Chicago sin derecho a libertad bajo fianza por cargos relacionados con crímenes sexuales, argumentando que el cantante de R&B no logró convencer a la corte de que no cometería nuevos delitos de ser liberado.

El juez federal de distrito Harry Leinenweber dio a conocer su fallo tras el arresto de Kelly de la semana pasada. El artista enfrenta acusaciones en Chicago y Nueva York que incluyen tener relaciones sexuales con menores de edad y tratar de encubrirlo sobornando a sus familias.

Kelly, vestido con el mono naranja carcelario y grilletes en los tobillos, no dijo nada más que «sí, señor» cuando el juez le preguntó si entendía los cargos. Su abogado, Steve Greenberg, presentó una declaración de inocencia.

La fiscal federal adjunta Angel Krull dijo que Kelly representaba «un peligro extremo para la comunidad, especialmente para las chicas menores». También argumentó que el cantante podría fugarse si es liberado.

«Si se sentía atraído en 1999 a niñas de secundaria, todavía se siente atraído a niñas de secundaria. Se trata de quién es el acusado y qué, su señoría, lo hace peligroso hoy», dijo Krull.

Kelly fue arrestado por primera vez bajo cargos sexuales en el 2002, pero fue absuelto por un jurado de Chicago en el 2008. A principios de este año fue arrestado por nuevos cargos estatales presentados por fiscales de Illinois. Su arresto de la semana pasada fue por cargos federales separados.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta