El organismo sanitario aconseja la lactancia materna y que no se publiquen comidas y bebidas dulces para este sector de la población

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado este lunes dos informes que alertan del alto contenido de azúcar en los alimentos publicitados para niños de menos de tres años. El organismo sanitario aboga por prohibir los azúcares añadidos en los productos alimenticios para este grupo de población. La OMS afirma que los altos niveles de glucosa en la dieta de los menores afectan a sus dientes de leche y pueden provocar una preferencia por los alimentos dulces que podría originar el desarrollo de enfermedades relacionadas con la obesidad cuando sean adultos.

En el primer informe, Comida comercializada para bebés y niños, se analiza la información de más de 7.000 productos de alimentación para bebés comercializados entre noviembre de 2017 y enero de 2018 en 516 tiendas de cuatro ciudades: Viena (Austria), Sofía (Bulgaria), Budapest (Hungría), y Haifa (Israel).

«La buena nutrición en la infancia es la base para garantizar un buen crecimiento y desarrollo en los niños, y para mejorar su salud a lo largo de su vida», ha explicado la directora de la Oficina Regional para Europa de la OMS, Zsuzsanna Jakab.

Según este estudio de la OMS, casi un tercio de los productos para bebés menores de seis meses tienen entre sus ingredientes el azúcar, el zumo de frutas concentrado y otros agentes edulcorantes, que no deberían ser añadidos en este tipo de comidas. Además, en tres de estas ciudades, más del 30% de las calorías de la mitad de los productos analizados provenían de los azúcares.

El segundo informe, Acabar con la publicidad comercial inapropiada sobre alimentos complementarios para bebés y niños entre seis y 36 meses en Europa, va dirigido al desarrollo de soluciones para ayudar a los Estados miembros a acabar con la publicidad no apropiada. A través de este estudio, la OMS ha desarrollado un borrador de un modelo de nutrientes para niños de entre seis meses y tres años para aconsejar sobre qué productos publicitados son inapropiados para estas edades. Una de las principales recomendaciones incluidas en este modelo es que los niños deberían tomar la leche durante los seis primeros meses de vida.

Entre otras recomendaciones que se ofrecen en el informe es que las bebidas y zumos de frutas, golosinas y tentempiés dulces no deberían ser publicitados como apropiados para bebés y niños. También se pide prohibir los azúcares añadidos.

Esta nota originalmente se publicó en El País

Compartir

Dejar respuesta