El proceso de fusión de la DGP al FCE ha sembrado mucha incertidumbre en el ya tradicional encuentro editorial

CIUDAD DE MÉXICO.- La Dirección General de Publicaciones (DGP) se incorporará oficialmente al Fondo de Cultura Económica (FCE) en un mes, por lo que su personal deberá abandonar los tres pisos que ocupa en el edificio de la Secretaría de Cultura federal (SC), ubicado en Paseo de la Reforma 175, antes del 16 de agosto.

Así lo explicó ayer José Alberto Trejo a los trabajadores de la DGP, durante una reunión informativa, donde el titular de Administración les sugirió empezar a llevarse sus cosas, ya que a este espacio se mudará el personal del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), que dirige Juan Gregorio Regino.

Sin embargo, el proceso de fusión de la DGP al FCE ha dejado más dudas que certezas, ya que hasta el momento se desconoce cómo operará la DGP sin los 120 empleados operativos y de base que ya se reubican en otras áreas de la SC, como Alas y Raíces, el Centro Nacional de las Artes (Cenart), Vinculación Cultural y hasta en las bodegas, quedando sólo 45 trabadores de estructura y honorarios, a quienes no se les ha garantizado su continuidad al término de la incorporación.

Aunado a esto, se desconoce si se hará en tiempo y forma la edición 39 de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ), programada del 8 al 18 de noviembre, debido a que el FCE no ha fijado todavía el presupuesto para su realización ni ha lanzado las convocatorias para el Concurso Nacional de Cartel y del Catálogo de Ilustradores de Publicaciones Infantiles y Juveniles, que habitualmente son premiados con 90 mil pesos cada uno.

Tampoco se sabe cuándo se convocará a los autores de Corea del Sur para su participación en esta edición de la feria, tal como se anunció en la FILIJ de 2018 y como lo ha validado la Secretaría de Relaciones Exteriores, lo cual posiblemente impactará en el número de invitados, sin dejar de lado las reservaciones, hospedaje y alimentación de autores y creadores invitados.

Cabe recordar que hasta el momento se desconoce la manera como la DGP ha ejercido los 127.3 millones de pesos que le fueron asignados como parte de su presupuesto para el ejercicio 2019, (Excélsior, 03/04/2019), con el cual deben atender la
FILIJ y otros programas como Salas de Lecturas y Tierra Adentro, lo cual se contrapone a otro problema que enfrentan la DGP y el FCE: el pago a más de 50 artistas y músicos que participaron en la FILIJ de 2018, cuyo monto es cercano a un millón de pesos, sin que hasta hoy se sepa cuándo se concretará el finiquito.

Así que a cuatro meses de que llegue la 39 FILIJ, el panorama de la DGP —entidad encargada de organizar dicha feria y de llevar programas como Salas de Lectura y Tierra Adentro— “es totalmente incierto”, advirtieron los trabajadores de la DGP en entrevista con Excélsior.

SIN DEFINICIÓN

La FILIJ 2018 contó con un presupuesto total de 42 millones de pesos. Sin embargo, de acuerdo con un sondeo realizado por Excélsior, la FILIJ 2019 aún carece de un presupuesto definido para su realización.

Además, se desconoce si habrá licitaciones para contratar algún tipo de servicios, no se ha definido su programación, no existen convocatorias para cuentacuentos ni programa de visitas escolares, y tampoco hay certeza sobre los talleres que habitualmente eran programados en la feria.

Incluso, recientemente circuló información acerca de que algunas editoriales enfocadas a contenidos para niños y jóvenes ponían en duda su participación, como el caso del sello SM.

Al respecto, se solicitó entrevista con María Angelina Barona del Valle, directora de la DGP, y con Yuri Iván Vega, asesor de Barona y coordinador de la FILIJ, pero hasta el cierre de esta edición no fueron localizados por su asistente de prensa.

Mientras tanto, los trabajadores definieron a Barona como “una funcionaria ausente e incapaz de tomar decisiones, quien ha reconocido que el control de la DGP no lo tiene ella, sino Paco Taibo II”; mientras que a Yuri Iván Vega lo han señalado como “un egresado de Diseño Industrial que desconoce todo lo relacionado con los actores de la cadena del libro, de la literatura infantil, juvenil y de los ilustradores”, lo cual pone en duda la gestión correcta de la FILIJ.

¿Qué actividades realiza la DGP en torno a la FILIJ?, se le inquirió a otro de los trabajadores. “Todo está en una nube, pero no podemos planear sin personal y sin presupuesto. En un momento las nuevas autoridades pensaron que podría realizarse la FILIJ con tres mdp, pero eso es imposible, y lo que están buscando es que la programación salga de colaboraciones gratuitas, pero eso es preocupante, porque también afectamos el trabajo de narradores, cuentacuentos y talleristas, un gremio al que se le está quitando su chamba”, reconoció.

ES TARDE

Por ahora, lo único cierto es que la edición 39 de la FILIJ —en caso de realizarse— volverá al Cenart, debido a que las autoridades manifestaron desde abril pasado que no pagarían la renta del Parque Bicentenario (cerca de dos millones de pesos), como sucedió bajo las riendas de Marina Núñez Bespalova, actual titular del Fonca, lo cual envía un mensaje claro: se ha renunciado a la idea de convocar a un aforo masivo.

Otro colaborador de la FILIJ advirtió en entrevista que ya es muy tarde para hacer muchas cosas, como el lanzamiento de las convocatorias del Catálogo para Publicaciones Infantiles y Juveniles y del Concurso Nacional de Cartel, los cuales llevan casi tres décadas de historia.

Los trabajadores también explicaron que aún se desconoce si se realizará la FILIJ en tres sedes distintas, tal como lo anunció Paco Ignacio Taibo II al inicio de su gestión.

«En principio, nos dijeron que Taibo quería hacer tres FILIJ en todo el país, para que se justificara su costo; una en el norte, otra en el centro y una más en el sur. Al final, sólo se ha hablado de la FILIJ en la Ciudad de México y de la FILIJ Mérida”, expuso.

La idea de esta “descentralización”, apuntó otro de los trabajadores, es la justificación para que el costo de la FILIJ en la capital reduzca su costo a la mitad y con ese presupuesto restante financiar la FILIJ Mérida”.

Pero otras fuentes señalaron que Taibo sólo prestará el nombre a Mérida —en manos de Rafael Morcillo, director de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY)—, se le dará asesoría a su coordinador y los costos correrán a cargo del estado o de sus patrocinadores, por lo que el FCE y la DGP no aportarían recursos, lo cual permite cuestionar el ahorro indicado.

Esta nota originalmente ese publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta