Esta prenda es una evolución natural del mamatl prehispánico, a la que los españoles le fueron adhiriendo nuevas técnicas y materiales en las manufacturas, y de ello da cuenta la exposición Rebozo, prenda mestiza de México que se presenta en el Museo de El Carmen, a partir de este martes.

Sin perder su autenticidad, el rebozo es un ejemplo de diseño textil que durante los siglos XIX y XX confirma su tradición e innovación como una pieza que se mantiene en el gusto de los creadores de alta costura.

Eva Ayala, curadora de la muestra, destacó la forma en que permanece y se reinventa, cumpliendo tres funciones principales: cubrir el cuerpo, aderezarlo y cargar objetos o personas.

La también titular del Museo de El Carmen explicó que pocas prendas como el rebozo se ha adaptado a los tiempos actuales y se mantiene como fiel compañero de la vida cotidiana de la mujer durante varias generaciones.

 

Rebozos de colores

 

En ese sentido, consideró que la muestra es una reflexión a la identidad. «Si bien incorpora elementos de cuatro continentes, es icono de nuestra cultura, esta pieza milenaria es el lienzo donde se ha escrito la historia de las mexicanas”, expresó.

En la exposición se incluye cerca de una docena que datan de mediados del siglo XIX a 1930, así como otros de diseño contemporáneo de alta costura, de tal manera que los visitantes pueden apreciar los distintos tipos de mantos prehispánicos que se fueron sincretizando con las técnicas y motivos asiáticos, europeos y africanos.

Durante la Revolución Mexicana, se coronó como símbolo de lo propio y se popularizó después mediante figuras de la cinematografía como María Félix y Dolores del Río. En el siglo XXI, distintos diseñadores retomaron los principios de este textil mestizo para hacer creaciones que expresan vanguardia.

 

Hombre en un telar en la manufactiura del rebozo

 

Al término de la Independencia, según informó en un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), esta prenda experimentó modificaciones, pero se conservó como vestimenta y herramienta de trabajo.

«Tras el triunfo de la Revolución, el rebozo desplazó al mantón de Manila, que era la preferida entre las aristócratas porfirianas; así se expandió su popularidad a todas las clases sociales”, comentó Eva Ayala.

Rebozo, prenda mestiza de México se presenta con motivo del 90 aniversario del Museo de El Carmen y la edición 162 de la tradicional Feria de las Flores del barrio de San Ángel. Permanecerá abierta al público hasta el próximo 29 de septiembre.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta