ZF Technologies presentó su prototipo de bolsa de aire exterior con el que busca que las automotrices reduzcan los riesgos fatales en caso de colisión

Aunque la innovación como tal no es una propuesta nueva, Volvo intentó integrar este tipo de bolsas en 2016, Scheider resalta que la relevancia de este tipo de sistemas de seguridad está enfocada hacia el mercado de vehículos autónomos. “Estamos hablando de una nueva configuración de los asientos, por ende se requiere de una nueva ubicación de las bolsas de aire, tanto interiores, como exteriores, para así evitar accidentes mortales” puntualizó el vocero de ZF.

Las empresas que se involucran en el desarrollo de autónomos justo buscan que la experiencia al interior de los vehículos sea distinta y por ende representa un reto de seguridad vial para las automotrices.

Ayudado con un sensor lateral puesto en los autos, la bolsa de aire es capaz de abrirse 15 milisegundos antes del impacto, para así evitar que el auto que impacte tenga un espacio para amortiguar el golpe y el vehículo que lo recibe no tenga un impacto mayor.
La creación de las bolsas de aire exterior supone un paso importante en materia de seguridad en el automóvil. Algunos incluso apuntan que se trata de un desarrollo crucial para alcanzar la meta impuesta por la VisionZero de Euro NCAP en 2020. Dicho de otro modo, a partir de entonces sólo obtendrían cinco estrellas aquellos vehículos que cuenten con este sistema.
Se espera que para 2025, el mercado de autónomos alcance un nivel de autonomía tres de cinco, en las ciudades más pobladas del mundo, según la consultora Accenture. La oportunidad de negocio de los autónomos en el mundo actualmente es de 54,200 millones de dólares anuales, y de acuerdo con la consultora Allied Market Research se espera que crezca hasta 556,600 millones de dólares en 2026.

Por lo que la convivencia y transición entre autos piloteados y vehículos autónomos podrá suponer una nueva forma de manejo para usuarios, y una nueva estrategia de seguridad para los fabricantes automotrices.

Esta nota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta