Las autoridades de Bolivia arrestaron a un policía que está acusado de violar, embarazar, obligar a abortar y finalmente prostituir a una niña.

Varios compañeros del policía estarían involucrados en estos horribles actos, según medios locales.

«Esta menor ya habría sido vejada anteriormente y el policía inclusive la habría estado cumpliendo con otro delito que es el proxenetismo», declaró a los medios el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen en Cochabamba, Yuri Tapia.

Los hechos ocurrieron en esta ciudad boliviana, donde el uniformado, Miguel Ángel K.C., de 30 años, fue detenido el lunes tras recibir la Policía Boliviana una denuncia de la familia de la menor, manifestó Tapia.

Este oficial de la Policía destacó que en un auto del ahora detenido fueron encontradas «seis pastillas, las cuales tendrían que enviarse a un análisis, están sin el envoltorio, no descifran de qué se trata», en referencia a un supuesto intento del uniformado de obligar a abortar a la chica y de que la utilizaba para vender postillas abortivas.

«De igual forma, se ha encontrado atrás (en el vehículo) seis pastillas del calmante Quetorol», detalló.

Por su parte, la fiscal Ximena Montaño comunicó a los medios que «a la fecha se cuentan con suficientes indicios de convicción respecto a su probableautoría y participación en el probable delito de violación desde que ella tenía 11 años de edad».

«Actualmente la menor cuenta con 13 años de edad y se encuentra embarazada de dos meses», relató la fiscal.

Según informa el diario Los Tiempos de Cochabamba, en una inspección al automóvil, «que además es ilegal», se encontraron tabletas abortivas, Queterol y dinero.

El detenido tiene antecedentes por volteo de drogas, una expresión que alude a policías que se quedan con droga incautada durante su labor policial, por lo que fue dado de baja en 2018 pero seguía prestando servicio, de acuerdo con este medio.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta