Tras nueve horas de declararse en paro de labores, denunciar el incumplimiento del pago de incentivos y carencia de insumos para prestar el servicio de salvaguarda a la ciudadanía, la Policía Municipal fue atendida por el alcalde de la ciudad de Oaxaca, Oswaldo García Jarquín.

El alcalde emanado del partido Morena se comprometió a entregarles este mes el incentivo económico proveniente del programa federal de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), reservado a los municipios cuando éstos ejercen la función de seguridad pública, aunque sin precisar la fecha.

Según los integrantes del cuerpo de la Policía Municipal, el Gobierno federal destinó a la ciudad de Oaxaca unos 28 millones de pesos, que ya se justificó con la compra de uniformes, pero nadie los recibió.

«El documento que tenemos se firmó el 18 de mayo, ya pasó junio e iniciamos julio y los mil 157 policías municipal y vial aun no reciben ese abono económico ni los uniformes”, dijo uno de los inconformes.

En el Segundo Patio de la sede del Ayuntamiento, al calor de los reclamos por las privaciones en sus áreas de trabajo, que afectan el servicio a una población de más de cuatro millones de habitantes, García Jarquín les anunció que el próximo sábado 6 de julio se entregarán patrullas nuevas.

«La seguridad pública es una prioridad para esta administración municipal, así como para el presidente Andrés Manuel López Obrador”, por lo que detalló los proyectos que se tienen en materia de mejoramiento y dignificación de las instalaciones del cuartel de la corporación.

Los uniformados en protesta desde las siete de la mañana y atendidos después de las 16:00 horas, también le demandan herramientas de trabajo para los operativos de las fiestas de la Guelaguetza, que iniciarán en la segunda quincena de julio.

Según la vocería del gobierno municipal, el paro no dejó sin seguridad a la capital del estado, porque los inconformes se manifestaron al concluir su turno a las 07:00 horas y ser relevados.

Sin embargo, por segundo día consecutivo, este martes se cometió un robo a mano armada afuera de una sucursal bancaria en la zona norte de la ciudad.

Dos sujetos a bordo de una motocicleta interceptaron al cuentahabiente, a quien le dispararon en el pie y lo despojaron de 25 mil pesos.

El lunes pasado, un hombre de 50 años recibió un disparo en la pierna durante un asalto al salir de un banco con la cantidad de 30 mil pesos en la zona sur.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta