Un estudio realizado por la Universidad de Chile sobre caracterización psiquiátrica del delito de parricidio, coincide con el perfil del multihomicida de la Latino

Las redes sociales más que una herramienta se han convertido en una proyección de lo que somos o queremos ser. En sus redes socialesRogelio “N”, el presunto multiasesino de la colonia Latinoamericana se muestra delirante.

Dice que es satanás, afirma ser un líder del narcotráfico, defiende el gobierno de López Obrador y dedica mensajes de amor a su reina reptiliana, “la chica de color azul” que lo enamoró.

Comparamos sus publicaciones, que fueron transcritas textualmente, con las características de un parricida y matricida establecidas por especialistas.

El delito que cometió Rogelio en contra de su familia es poco frecuente. De acuerdo con el último Estudio Mundial Sobre el Homicidio (2013) a nivel mundial únicamente el 14 por ciento de los asesinatos en general son cometidos por un miembro de la familia.
Actitud. Las publicaciones hechas en Facebook revelan el sentir de Rogelio “N”, acusado de haber dado a muerte a cuatro de sus familiares.

LA CARACTERIZACIÓN

La  Universidad de Chile, realizó un estudio titulado Caracterización psiquiátrica del delito de parricidio (2008) —el asesinato de cualquier familiar directo—, en el artículo que habla sobre el tema indica que el 92 por ciento de las personas que cometen este delito son hombres.

“Serían adultos en los que existe una alta prevalencia de patología psiquiátrica, en especial esquizofrenia y consumo de drogas o alcohol. Según el estudio de Cornic y Olie, el típico perfil de un parricida adulto correspondería a: un varón joven, soltero, desempleado, que vive con la víctima, sufre de esquizofrenia y abusa de alcohol y drogas, quien ha suspendido el tratamiento, y posee antecedentes previos de conductas ilegales”, indica el texto académico.

Rogelio tiene la mayoría de las características. Desde su detención, las autoridades indicaron que estaba bajo el influjo de “cristal”, tiene 25 años, está soltero, no tenía empleo y aunque no vivía con las víctimas, convivía frecuentemente con ellas, como lo comprueba el post que hizo el 4 de marzo en su Facebook.

“Orita voy a saltillo en ruta de ramoz a la kol latinaomerika kalle montevideo a bañarme pa k sepan”.

PUBLICACIONES DELIRANTES

El análisis que recoge la revista científica Neuro Pisiquiat indica que el 40 por ciento de los casos que estudiaron se demostró una alta prevalencia de psicosis, es decir una enfermedad mental grave que altera el sentido de la realidad. El presunto homicida tenía una cuenta de Facebook bajo el nombre de Heliberto Lazcano, en la mayoría de sus publicaciones afirmaba ser líder del infierno y de los narcotraficantes, como lo dice en su post del 12 de marzo.

“Yo soy el verdadero satanas y el ritual esta akavo jajajajajaja k vivan los demonios a los zetas k tengo en todos los karteles jajaja k vivan los demonios jajajajajaja haora ya tenemos todo y salvar este mundo de la destruccion del maldito jheova de mierda y su pinche cristo hijo de perra de mierda jajajajajajajajaja”.

Entre las principales patologías encontradas en los homicidas por los investigadores de la Universidad de Chile resaltan la esquizofrenia paranoide (56%), trastorno bipolar psicótico (13%), y trastorno esquizoafectivo (8%). Además hasta un 45% tendría trastorno o rasgos de personalidad narcisista.

La investigadora de la UNAM, Ileana Petra Micu, indica que la esquizofrenia “paranoide” es la más común y “se caracteriza por una preocupación desmedida, delirios, alucinaciones, deambulaciones, inquietud y tendencia a creer que todas las personas son una amenaza potencial”. La mayoría de las publicaciones de Rogelio hacían referencia a una guerra ya sea entre grupos de narcotráfico, poderes religiosos o políticos.
Yo soy el verdadero satanas y el ritual esta akavo jajajajajaja k vivan los demonios a los zetas k tengo en todos los karteles jajaja k vivan los demonios jajajajajaja haora ya tenemos todo y salvar este mundo de la destruccion del maldito jheova de mierda y su pinche cristo hijo de perra de mierda jajajajajajajajaja” (sic).
ROGELIO “N”
“Mi apoyo y mi poder lo entrego al presidente y el que este contra amlo esta kontra mi el k no apoye al presidente es contrario para mi el k no este konforme kon amlo le declaro la guerra eso va para todo el mundo pueblos lenguas carteles politicos y religiones… muerase todo akel k no apoye al sr. presidente que por mi poder les torturare y moriran en mi tartaro que viva amlo” (sic), decía en una de sus publicaciones.

El presunto homicida también podría encajar en el diagnóstico de bipolaridad. El consejo de Salubridad General, de la Secretaría de Salud, lo define como “un trastorno afectivo caracterizado por episodios reiterados en los que el estado de ánimo y los niveles de actividad del enfermo están profundamente alterados”.

PSICÓTICO Y ENAMORADO

Un indicador de lo anterior es que entre las publicaciones en las que amenazaba a los líderes de organizaciones delincuenciales y a todos los “creyentes del falso dios”, intercalaba mensajes de dedicados a Kenya.

“Al amor mas importante de mi vida a la niña mas bonita del universo le digo k kualkier persona k se interponga en nuestro kamino se perderá ya kon los padres del amor no podrán a mi reyna reptiliana azul mi chika bonita mi niña azul con su corona de flores laa a<amo te amo y peleare por tu amor” (sic).

Más allá del romanticismo y de ser un indicio de la bipolaridad de Rogelio “N” también podría ser otro indicador de su esquizofrenia, ya que fuentes cercanas a la familia han confirmado que “Kenya Martínez”, la mujer a la que le pidió que lo visitara el día de su ingreso al penal, no tenía una relación sentimental con el inculpado, ni se conocían, por lo cual no podrían estar casados, únicamente hablaban por redes sociales. Trascendió también que Rogelio utilizaba este mismo nombre para llamar a otra mujer.

Perfil de un parricida adulto

Varón joven, soltero, desempleado, que vive con la víctima, sufre de esquizofrenia y abusa de alcohol y drogas, quien ha suspendido el tratamiento, y posee antecedentes previos de conductas ilegales (según la Academia de Chile).

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta