El cantante confirma que su expareja solicitó una orden de restricción que le impide acercarse a ella
«Yo estoy tranquilo, a quien quiero ver es a mis hijas, de quien quiero estar cerca es de mis hijas y no de ella (su ex Carolina), está restricción de acercamiento a ella, no me importa, me importan Carito y Danielita”, declaró Pablo Montero, sobre la situación personal que enfrenta.

El actor y cantante de música ranchera confirmó que le cayó de sorpresa el hecho. “No me ha hecho daño, ni me encarcelaron, porque yo fui a presentarme junto con ella, al área de Jurídica Civil de Playa del Carmen y sólo estuve 15 minutos en lo que me explicaron mi situación”.
Pablo Montero, quien se encuentra grabando en el estudio canciones para un nuevo álbum, es padre de Caro de 7 años y Dani de 5, confirmó que la ruptura con su expareja es definitiva y más con la acción de restricción a su persona.
“Cuando pasan este tipo de cosas, sí me molestan, porque yo soy una persona muy derecha y con este tipo de sorpresas que te puedes esperar. Yo la verdad, me he desvivido por complacerla en todo y ustedes lo saben y a mis hijas, ni se diga”.

Montero fue entrevistado en el Teatro México del Centro Cultural Manolo Fábregas, donde llegó la noche del pasado jueves para apadrinar las más de 3600 representaciones de Mentiras el musical, así como la incorporación a la obra de las actrices Sofía Montaño y Fabiola Andere.

Pablo Montero hizo hincapié en la situación que había acordado con Carolina Van Wielink. “Nosotros acordamos un convenio donde tengo mis derechos, yo tengo mis tiempos, mis horarios para ver a las niñas, como lo hemos estado haciendo; pero sí me sacó de onda esto y no me lo esperaba, quizá quiso asustarme, pero no pasó nada”.

Y añadió “ esto derivó de una discusión que tuvimos, algo no le pareció, se enojó y fue a poner esa restricción”.

Radicaba en Playa del Carmen con su expareja e hijas, lugar donde ellas siguen viviendo.

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta