Según autoridades federales se trató de un operativo en el cual intentaban detener a Patricio Velázquez, presunto jefe regional de La Familia Michoacana

El domingo, en Sultepec, Estado de México, se cayó un helicóptero, pero no fue un accidente, sino que lo tiraron a balazos, el asunto es ¿por qué?

Cerca de las 19:30 horas de la noche del domingo, un helicóptero particular que funcionaba como taxi aéreo despegó de la comunidad de rincón de cristo, en Sultepec.

Trasladaría a Eslega Sánchez, una mujer de 88 años de edad, a Toluca.

“Una tía que estaba enferma, pidieron apoyo para contratar un helicóptero para poder trasladarla. Subieron los pasajeros, ahora sí que era mi tía la que estaba enferma, mi mamá, otra de sus hermanas y una de sus sobrinas”, expuso Elías Flores, familiar de pasajero de taxi aéreo en Sultepec, Estado de México.

Además de la paciente, viajarían dos adultas, una menor de edad y el piloto.

Según relatan testigos, el helicóptero fue atacado apenas comenzó a tomar altura.

“Se escucharon un tiroteo, muchos balazos y fue cuando derribaron el helicóptero, todos empezamos a ver eso. Eran aproximadamente cuatro patrullas de la estatal, una de soldados, y empezaron a disparar al helicóptero, lo derribaron, le dieron un balazo a lo que era el capitán”, señaló Elías Flores.

En los hechos, murió el piloto.

Según autoridades federales se trató de un operativo en el cual intentaban detener a Patricio Velázquez, presunto jefe regional de La Familia Michoacana, en Almoloya y Sultepec.

Las autoridades narran que fueron recibidos con disparos y que desde la aeronave se realizaron detonaciones, lo que obligó a derribarla.

La Fiscalía General de la República informó que el piloto presentaba “una herida de arma de fuego en la espalda” y que era investigado por haber lanzado volantes con mensajes de la delincuencia organizada en la Feria de Texcoco en 2017.

Esta nota originalmente se publicó en Noticieros Televisa

Compartir

Dejar respuesta