Algunas de las acciones de las empresas que cotizan en la Bolsa están baratas, por eso para los inversionistas que piensen en largo plazo es un buen momento de entrada

En lo que va de 2019, el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el IPC, acumula un avance de 4%. Se trata de su peor desempeño para este periodo desde 2014.

Analistas de SURA Asset Management México señalan que las valorizaciones bursátiles de México se encuentran en niveles inferiores a sus promedios históricos y se encuentran más castigadas que sus pares en la región.

Esto vuelve a algunas de las acciones en la Bolsa baratas ante los ojos de inversionistas que piensan en el largo plazo.

“Para los inversionistas que no están viendo la volatilidad de un día a otro, esto representa una oportunidad de entrada bastante grande, siempre y cuando su inversión sea a largo plazo”, afirma Octavio García, analista de Citibanamex.

Por su naturaleza, el IPC, que está conformado por las 35 empresas más importantes del país, tiende a generar valor en el largo plazo, explica Carlos González, director de Análisis y Estrategia Bursátil de Monex. Tan solo en los últimos 10 años, el IPC acumula una ganancia de alrededor de 80%.

El inversionista que quiera aprovecha el momento debe ser muy selectivo para saber los títulos que pueden ser los más defensivos ante la situación y, a la vez, los que más se puedan beneficiar “porque la Bolsa va a tender a subir y hay títulos que están bastante castigados y baratos”, comenta García.

Algunas de las acciones que se encuentran más castigadas dentro del IPC son las de Televisa, Alsea, Alfa, Gruma y Cemex, con caídas de más de 15% en lo que va del año.

Igual adentro que afuera
En el mercado estadounidense, para aquellos inversionistas que apuesten al lado internacional, las cosas no son muy diferentes. Según Carlos Ponce, socio fundador de SNX Constructores de Patrimonio, “para algunos estrategas internacionales, parece que nada puede salir mal para el mercado accionario estadounidense en este momento”.

Por un lado, si los datos económicos de Estados Unidos mejoran o hay avances positivos en la reunión del G20 en Japón en el tema de la guerra comercial de Estados Unidos y China, el mercado se sumará al optimismo.

Por otro lado, si ninguna de las dos cosas sucede, la Reserva Federal podría recortar su tasa de interés, lo que también hace que aumente el precio de las acciones.

“Tasas de interés más bajas para empresas e individuos con deuda animan la inversión y mejoran en automático las valuaciones de las empresas. Por lo tanto, son una gran ayuda para el mercado de valores”, señala Ponce.

Esta nota originalmente se publicó en Expansión 

Compartir

Dejar respuesta