Javier Verdugo Sainz sostiene que un guardia de seguridad lo corrió junto con su novio tras un simple abrazo afectuoso

MICHOACÁN.- Javier Verdugo Sainz denunció en redes sociales haber sido objeto de discriminación en un museo de Morelia.

El joven sostiene que un guardia de seguridad de la casa donde nació el héroe insurgente José María Morelos y Pavón lo corrió junto con su novio tras un abrazo afectuoso.

Según Verdugo Sainz, el abrazo fue simple y sencillo, pero el guardia de seguridad les conminó a irse del lugar por supuestas demostraciones de afecto no muy propias.

«Hay un guía de turistas con un grupo de jóvenes de entre 20 o 25 años. Posterior, el guardia o policía del lugar se acerca a pedirnos de una manera muy atenta eso, a solicitarnos que nos retiramos del lugar. Yo obviamente cuestioné cuál es el motivo y el motivo es porque ‘estaban mostrándose afecto de una manera no muy propia para el lugar’», dijo.

El joven estudiante considera que la actuación del policía fue discriminatoria y, por tanto, también acudió a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos para quejarse.

«Para mí sí es importante porque podemos discriminar en nuestras mentes si quieres, pero no podemos hacerlo de una manera directa porque ya estamos agrediendo y atentando contra la integridad de otra persona», expuso.

Javier, quien trabaja durante las tardes para mantener sus estudios, considera tener la misma credibilidad de quien supuestamente lo denunció ante el vigilante de la Casa Natal de Morelos.

«Creo que soy una persona respetuosa de la sociedad, sé convivir en sociedad y a nadie le he faltado el respeto con recibir un abrazo simple y sencillo. El inconveniente para mí es ese que se me haya solicitado retirarme de un lugar público sin un motivo aparente. Y mi cuestión es que le dan credibilidad a la palabra de otra persona que se quejó de esa situación, por qué no le pueden dar credibilidad a mi palabra al decirles que yo no hice nada que faltara la moral del resto de los visitantes”, indicó.

Al respecto, José Fabián Ruíz, director desde hace 20 años del museo histórico, dice no saber a quién conceder razón porque hay dos versiones del caso.

«El padre de unos niños se quejó con el policía que un joven y otro se estaban manoseando y se estaban besando, hasta ahí tengo el informe. Por otras personas he sabido que no estaban realizando eso, como yo no lo vi no puedo asegurar ni un dato ni otro, el caso es que estos dos jóvenes pusieron una queja en la libreta de entrada del museo», apuntó.

El funcionario negó que el museo, ubicado en el Centro Histórico de Morelia, sea un recinto donde se aplique la discriminación.

«No, aquí no, al contrario, se ha luchado por más de 20 años con mi anterior director que este museo tenga la presencia de la gente para que conozca la historia, la vida y el legado histórico que nos dejó este hombre», señaló.

La denuncia de Javier también es investigada por dependencias responsables de prevenir y sancionar la discriminación.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta