La poeta y gestora Leticia Luna llega a la CNL tras la crisis en el INBA por la apertura ilegal de plicas y la renuncia de Cristina Rascón
Leticia Luna, nueva funcionaria, iniciará el proceso de reestructuración de la CNL. Foto: Tomada de Facebook»
CIUDAD DE MÉXICO.- La poeta, editora, docente y promotora cultural Leticia Luna (Ciudad de México, 1965) tomó desde ayer las riendas de la Coordinación Nacional de Literatura (CNL) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en sustitución de la traductora y poeta Cristina Rascón, quien duró cuatro meses en el cargo.

Esto, luego de que se revelaran irregularidades en los Premios Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada, de Novela José Rubén Romero, de Cuento SLP Amparo Dávila y de Literatura en Lenguas Indígenas, como la apertura de 91 plicas de postulantes, lo que derivó en su renuncia, como informó Excélsior.

De acuerdo con un comunicado, la nueva titular iniciará el proceso de reestructuración de la CNL y un diagnóstico ejecutivo acompañada de Laura Ramírez Rasgado, subdirectora general de Bellas Artes. Sin embargo, en su trayectoria no existen referencias que aludan a su responsabilidad en el sector público o con experiencia en temas administrativos, pese a que llega en el momento más crítico de la CNL. Sólo tiene una colaboración con la Subdirección General de Educación e Investigación Artística (SGEIA) y la conducción Cedart Diego Rivera y Frida Kahlo.

En entrevista con Excélsior, la poeta María Rivera dijo que se trata de una decisión sin idea por parte de Lucina Jiménez, titular del INBA. “Es anómala en el sentido de que designó a una persona sin trayectoria en la administración pública y sin idea de la promoción cultural desde las instituciones. Luna es una promotora literaria que ha estado en el campo independiente, pero (la CNL) es un puesto relevante y me parece que habría sido preferible alguien con más idea de la política cultural”.

Aseveró que la decisión es muy limitada y habla muy mal de Jiménez y lo que ella considera la literatura. “Luna es una poeta sin experiencia ni méritos literarios, claro que tiene un trabajo como editora y con su trabajo sobre mujeres poetas, pero hay mucha gente y funcionarios culturales más capaces”.
LOS PENDIENTES
A su llegada, Luna no sólo deberá cuidar la investigación por el caso de la apertura de plicas, sino revisar los errores y omisiones en las convocatorias abiertas a dichos premios, aclarar si el Órgano interno de Control (OIC) ya actúa en el caso, especificar quiénes fueron los responsables y aclarar si habrá algún tipo de sanción.

En declaraciones recientes, la directora del INBA aseguró que “la investigación sobre irregularidades en los Premios Bellas Artes aún no está cerrada”, prometió una reestructuración administrativa y garantizó que no existe riesgo de que se borren pruebas que deslinden la responsabilidad e este caso:

«No se preocupe, todas esas comunicaciones están salvadas. Tomamos esa decisión desde el día en que nos enteramos de lo de Michoacán; las comunicaciones están salvadas, todos los correos electrónicos y computadoras. Estamos actuando de una manera muy clara”, dijo.

Además, Luna tendrá la tarea de incrementar el volumen y la calidad de las actividades que programa la CNL, debido a que en los últimos meses ha sido calificada como pobre. Y un ejemplo fue el homenaje realizado para conmemorar el centenario de la muerte del bardo Amado Nervo (1870-1919), el cual fue calificado por los participantes como “improvisado y mal planeado”.

Aunque el INBA aseguró que la nueva funcionaria “fortalecerá las actividades literarias a nivel nacional, la promoción de las lenguas indígenas en la literatura, los diplomados y talleres orientados a la creación, y extenderá las actividades literarias a los espacios públicos”.
AMA EL ROCK
Luna estudió periodismo en la UNAM y la maestría en Creación Literaria en la Casa Lamm. Obtuvo el primer lugar del torneo de poesía Adversario en el Cuadrilátero (2008), organizado por la editorial Verso Destierro, es autora de los poemarios Espiral de agua (2013), Los días heridos (2007), El amante y la espiga (2005), Desde el oasis (2000) y Hora lunar (1999), y ha confesado su amor por el rock.

Es compiladora de las antologías Trilogía Poética de las Mujeres en Hispanoamérica (pícaras, místicas y rebeldes) y Cinco siglos de poesía femenina en México; y, según distintos portales, su obra ha sido traducida al inglés por Toshiya Kamei y al polaco por Krystyna Rodowska. Encabeza el grupo Fuego Azul (poesía, música y danza), que ha realizado intervenciones multidisciplinarias y performáticas en distintos espacios de la Ciudad de México, incluida la Feria Internacional del Libro del Zócalo de 2012. En 2013 realizó la residencia Artística-Letras-Granada, España, con apoyo del Fonca.

En una entrevista virtual realizada hace algunas semanas, Luna aseguró que su vínculo con la poesía viene desde su educación primaria, cuando descubrió un poema de Gabriela Mistral y otro de Alfonsina Storni en sus libros de texto. “Ahí surgió una pasión muy importante dentro de mi vida y ahora se cumple el centenario de Amado Nervo y he sido invitada al Senado (el 29 de mayo pasado), voy a leer y se van a develar las letras de oro de Nervo; es una pasión que me ha acompañado a lo largo de mi vida”.

Destacó una peregrinación que hizo con huicholes, en San Luis Potosí, que le mostró su concepción cosmogónica de la luna, a la que le ha dedicado poemas, aunque también tiene referencias, afirmó, inspiradas en la ópera Turandot y el rock.

Luna ha sido directora de Ediciones la Cuadrilla de la Langosta, donde ha publicado 50 títulos, y ha colaborado en la organización de festivales de poesía Ramón López Velarde. Ha impartido talleres en la Sogem y en escuelas como la Mexicana de Escritores, en la de Valle de Bravo, en la de Niños Escritores de El Salvador, en la Universidad de Arizona y en la Feria del Libro de Chicago.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta