¡Indignante! Simplemente no hay otra palabra que pueda describir lo siguiente.

Niños en espera de ser adoptados desfilaron en una pasarela en Brasil. Un evento que ha desatado repudio en todo el mundo y que ha sido comparado con una venta de esclavos.

Ni que fueran productos en el súper como para ser elegidos.

El desfile realizado en un centro comercial en Pantanal de Cuaibá, Capital del Estado de Mato Grosso, fue realizado, supuestamente, para aumentar las posibilidades de que los menores sean adoptados.

Sin embargo, el caso ya está siendo investigado por una posible violación a los derechos de los menores.

«Es una noche para que potenciales padres adoptivos conozcan a estos niños y adolescentes. La gente puede tener más información sobre adopción y los niños y adolescentes tendrán un día especial en el que se arreglarán para esta pasarela”, mencionó Tatiane de Barros Ramalho, presidenta de la Comisión de Infancia y Juventud de la OAB, antes de que se armara el escándalo por supuesto.

Pese a ello, en su defensa, los organizadores emitieron un comunicado en el que aseguraron que jamás fue su intención presentar a los menores ‘para que se concretara su adopción’, además de que ninguno fue obligado a desfilar.

Varias organizaciones brasileñas se manifestaron contra el evento. La Asociación de Jueces para la democracia expresó que el evento remitía a las ferias de esclavos.

«Hay otras formas y campañas para la adopción que no exponen a los niños y adolescentes, donde no se les vuelve a poner como víctimas”, agregó.

En tanto que el Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos tambiénrepudió el evento y refrendó que en cualquier situación la prioridad es procurar el bienestar de los menores.

Falta saber qué dirá Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil que ha destacado por ser machista, misógino y homófobo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta