El británico Andy Murray ha abandonado la idea de retirarse en un corto plazo, como lo dijera a principio de año. Ahora, tras una nueva intervención quirúrgica en la cadera, se alista para aparecer en Wimbledon, el tercer Grand Slam del año.

«Las posibilidades (de jugar en el cuadro individual) son mínimas, pero para el dobles es posible», señaló el escocés al diario The Times.

Murray, 32 años, abandonó la idea de su retiro prematuro, luego de que se sometiera a inicio de año a una nueva operación que le liberó dolor en la cadera. Antes había sido aquejado por una molestia crónica, pero con la intervención ha podido jugar sin complicaciones.

«Lo que dije antes fue que si no me sentía bien, tenía grandes oportunidades de dejarlo tras Wimbledon. A la inversa, si veo que me siento bien, me parece más lógico tomar mi tiempo para estar en las mejores condiciones antes de volver a jugar en individuales», añadió el escocés.

Murray, que ha caído al 218º puesto mundial debido a su ausencia del circuito, espera seguir el ejemplo de Bob Bryan, doblista estadounidense, que retomó su carrera tras una operación similar a la suya.

«Visto lo que ha hecho Bob Bryan, pensé que para el doble podría funcionar. Después veremos en qué medida marcha o no para el individual», añadió Murray.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal 

Compartir

Dejar respuesta