El juicio contra la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (CKF), así como contra 13 exfuncionarios y empresarios, dará inicio este martes, a pesar de la advertencia de la Corte Suprema respecto de la posibilidad de que el proceso sea declarado nulo o incluso interrumpido, informaron medios locales.

Los jueces del Tribunal Oral Federal 2 definieron las nuevas solicitudes de suspensión realizadas por las defensas. El juicio por la causa conocida como Vialidad, comenzará con algunas dudas porque la Corte sigue sin establecer las bases sobre los nueve planteos pendientes, indicó Página 12.

Entre ellos se encuentra el de la defensa de la ex presidenta argentina, que reclama medidas de prueba claves sobre las obras sospechadas. Las investigaciones sobre cinco de las 51 obras cuestionadas estarían listas hasta agosto próximo, y los jueces del máximo tribunal podrían incluso ordenar que se estudien algunas más o todas.

En caso de que los especialistas determinen que no hubo sobreprecios y que las obras fueron hechas en tiempo y forma, esto podría hacer caer toda la acusación y causar el fracaso del proceso.

Los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso analizan varios pedidos que exigen suspender el juicio. Uno de ellos fue presentado por la defensa de Julio De Vido, a cargo de Maximiliano Rusconi.

Un comunicado de la Corte publicado la semana pasada advierte que el juicio podría ser declarado nulo y que el Tribunal tiene la potestad de posponer el comienzo del debate oral.

Por su parte el abogado defensor de Lázaro Báez, Víctor Hortel, presentó también el viernes pasado una solicitud para posponer el comienzo del debate.

En un escrito ante el Tribunal, también alegó que la Corte podría ordenar las medidas de prueba reclamadas por la defensa de la principal acusada, «que tienen incidencia directa en el desarrollo de este juicio, y eventualmente podría traer aparejado la nulidad de toda la causa».

Mientras tanto, Báez y De Vido le pidieron al Tribunal que, en caso de comenzar este martes el juicio, se les permita presenciar la audiencia por videoconferencia desde el penal de Ezeiza, donde están detenidos.

El objetivo de la videoconferencia es evitar la foto junto a Fernández de Kirchner en el banquillo de los acusados. Un requerimiento del exministro en este sentido ya había sido denegado, pero su defensa insistió.

Por el momento todo indica que los jueces Gorini, Giménez Uriburu y Basso definirán el comienzo del juicio a las 12 del mediodía. El proceso estará encabezado por ellos tres y Adriana Palliotti, quien actuará como jueza sustituta.

El gobierno será la parte querellante a través de la Oficina Anticorrupción de Laura Alonso y de la Unidad de Información Financiera. Mientras que el representante del Ministerio Público será el fiscal Diego Luciani.

En total son 13 los imputados, entre ex funcionarios y empresarios: Cristina Fernández de Kirchner, Julio De Vido, José López, Nelson Periotti, Carlos Kirchner (primo del ex presidente), Lázaro Báez, Raúl Osvaldo Daruich, Mauricio Collareda, Héctor Garro, Juan Carlos Villafañe, Raúl Gilberto Pavesi, José Santibañez y Abel Fatala.

Está previsto que declaren aproximadamente 160 testigos, entre los que se encuentra el flamante precandidato a presidente Alberto Fernández, propuesto por la defensa de la expresidenta Fernández de Kirchner.

Las audiencias tendrán lugar en la Sala AMIA de los tribunales federales de Comodoro Py 2002. Todas serán transmitidas en vivo por el Centro de Información Judicial, la página web a cargo de la Corte Suprema.

Está programado que las audiencias sean realizadas todos los lunes, aunque podrían extenderse luego de la feria de invierno y en plena campaña electoral, a más días de la semana.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta