Cuando ha decidido resucitar sus fallidas gafas inteligentes, Glass, y lanzará un nuevo modelo por 999 dólares. Eso sí, aunque estas Glass Enterprise Edition 2 ya serán un producto oficial (la versión que llegó a principios de 2013 tenía más de experimento), no están dirigidas al gran público, sino a entornos profesionales.

Las nuevas Glass tienen un procesador Qualcomm Snapdragon XR1, desarrollado para realidad aumentada y virtual, según explica Google en una entrada de su blog. «Los trabajadores pueden usar Glass para acceder a listas de tareas, ver instrucciones o enviar fotos o vídeos de inspecciones», asegura la firma.

También se han retocado el marco, la cámara (tiene «mejor rendimiento y calidad) y la duración de la batería y se ha añadido un puerto USB-C que permite cargar el dispositivo más rápido.

Desde el punto de vista del software, Google asegura que ahora será más sencillo desarrollar e implementar los servicios y las API de sus clientes, que en ningún momento quiere identificar con usuarios normales, como ocurrió con los primeros modelos. Glass ha abandonado el ‘garaje’ de Alphabet, pero entre su precio y el enfoque de Google, está claro que ahora se dirige únicamente a empresas y sectores en los que pueda encajar esta innovación, como la medicina.

Esta nota originalmente se publicó en El Mundo
Compartir

Dejar respuesta