La Guardia Nacional apoya desde ayer sábado, y de manera temporal, la vigilancia perimetral de las instalaciones de la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula, Chiapas, en donde se han registrado fugas y otros incidentes en las últimas semanas.

El Instituto Nacional de Migración (INM) detalló que personal de la Guardia Nacional ingresó sólo por este sábado a la Estación Migratoria, para montar una cocina en el patio de maniobras y alimentar a sus elementos que prestan el servicio.

El pasado 15 de mayo, el representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Jan Jarab, mencionó que en las estaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) en las últimas semanas se incrementó de manera dramática el número de detenidos, sobre todo, en la región de la frontera sur, particularmente en la Estación Migratoria Siglo XXI, ubicada en Tapachula, Chiapas.

Dicha estación, detalló, tiene capacidad para 900 personas, pero ya alcanzó casi las dos mil, lo que ocasiona condiciones de hacinamiento, mientras que los servicios de salud son muy deficientes, lo que ha llevado a los motines o disturbios por parte de los migrantes.

Jarab consideró que el hacinamiento sumado a que los migrantes son retenidos contra su voluntad en un lugar de detención y a que hay menores de edad, de acuerdo a estándares internacionales, hacen de esta situación como violatoria de los derechos humanos.

Sostuvo que la situación sí es urgente y la Alta Comisión de la ONU en Derechos Humanos espera que se resuelva pronto la estancia de los migrantes en México y no se convierta en un problema crónico.

Destacó que su oficina tiene una mirada de derechos humanos en el tema de migración, además de que en los últimos tres años se han encargado de monitorear las estaciones migratorias.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta