Taiwán hizo historia ayer al aprobar por amplia mayoría con 66 votos a favor y 27 en contra en el Parlamento el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que lo convierte en el primer país de toda Asia en legalizarlo.

El texto aprobado fue el único proyecto de ley que ofrecía además derechos de adopción limitados a las parejas homosexuales y la única propuesta aceptada por los activistas del movimiento LGTBI.

Antes del debate y la votación parlamentaria, miles de personas salieron a las calles de Taipéi y marcharon hacia el Parlamento para pedir a los legisladores que no discriminen a las personas del mismo sexo que quieran casarse y que voten a favor de la unión civil igualitaria.

El gobierno taiwanés presentó en febrero un proyecto de ley que sentaba las bases legales para las uniones entre personas del mismo sexo sin cambiar el Código Civil, en el que no modificó la definición de matrimonio, como exigían los grupos conservadores, pero añadió un nuevo artículo para el matrimonio homosexual.

Desde la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) aseguraron que “Taiwán ha hecho historia en la lucha por la igualdad de la gente LGTBI”.

El legislativo taiwanés tenía hasta el 24 de mayo para regularizar la situación de las parejas del mismo sexo después de que en una sentencia el Tribunal Constitucional considerara en 2017 que la prohibición del matrimonio homosexual era anticonstitucional.

EN CIFRAS

1 persona muere al día en Brasil por la homofobia; en el país este año se han registrado 141 casos de asesinatos contra la población LGTB, según datos divulgados por la ONG (GGBua).

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta