La petrolera nacional Pemex incrementará sus inversiones para la exploración y desarrollo de petróleo en su conjunto, pero estos recursos en realidad se cargarán a la segunda tarea, por lo que la búsqueda de nuevas fuentes de petróleo quedará reducida.

La compañía tiene presupuestado invertir 98,226 millones de pesos (mdp) en tareas de exploración y desarrollo de crudo para 2019, un alza del 38.1% respecto al ejercido el año pasado, según datos del informe anual 2018 de Pemex a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

El mayor beneficiario de este repunte en el gasto serán los 20 proyectos estrella presentados al inicio de la administración de Andrés Manuel López Obrador , con el fin de elevar la producción petrolera en pocos meses; junto a otros que ya se encontraban en la cartera de la compañía.

“El presupuesto de PEP (Pemex Exploración y Producción) en 2019 incluye los 26 proyectos estratégicos vigentes de exploración y producción, 21,154 millones de pesos localizados en otros proyectos exploratorios. Aproximadamente 77,054 millones, o el 78.4%, de la inversión total en exploración y desarrollo se tiene previsto asignar a inversiones en proyectos de desarrollo de campos y ductos”, explica la compañía en su informe.

Pero las tareas de exploración recibirán 11.4% anual menos de presupuesto para este año, con 21,172 mdp. Este rubro se ha visto castigado al menos desde 2017. En cambio, las tareas de desarrollo verán incrementado su presupuesto en 63.2% anual en 2019.

La caída de los recursos para la exploración se explica en parte por el cambio en la estrategia de la petrolera con el fin de alejarse de los proyectos de aguas profundas.

Pemex se centrará entonces en el desarrollo de 20 campos, 16 en aguas someras y cuatro en tierra, que pueden producir 73,000 barriles de petróleo promedio diario en 2019. Aunque la firma destinará menos dinero a los proyectos en aguas profundas, seguirá gozando de alguna participación en estas áreas gracias a los bloques que ganó en conjunto durante las rondas petroleras con firmas como Shell, Chevron e Inpex, además del farm out con BHP.

La petrolera ha recibido apoyos por parte del Gobierno adicionales a su presupuesto de 2019, pero no queda claro cómo enfocará estos recursos.

Las agencias calificadoras y el público inversionista esta atento a conocer el Plan de Negocios de Pemex, luego de que los planes esbozados tanto en el presupuesto como por el propio Gobierno federal, han generado desconfianza respecto a la capacidad de la compañía para generar los recursos suficientes para pagar su deuda.

En refinación, todo a Dos Bocas

Pemex Transformación Industrial (TRI) cuadruplicará su inversión para este 2019, aunque casi la totalidad se destinará a la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

El presupuesto para esta filial de la petrolera se ubica en 57,500 mdp, un alza de 307% respecto a los 14,119 mdp del 2018. Pero 50,000 mdp de estos recursos se destinarán al inicio de la construcción de la nueva refinería de la compañía; mientras que los 7,500 mdp quedarán para dar mantenimiento a las otras seis plantas.

Los proyectos como la reconfiguración de la refinería de Tula, Hidalgo, quedaron sin presupuesto para este año. Tampoco los obtuvo el proyecto para que las plantas puedan producir diesel de ultra bajo azufre.

Pemex espera elevar la utilización de las refinerías hasta el 70% para este año, una meta elevada tomando en cuenta que ahora promedia cerca del 30%. La estrategia apunta a que la petrolera nacional logre producir todas las gasolinas que se consumen en el país, una vez que se dé mantenimiento a las plantas existentes, y se construya Dos Bocas, en un periodo de tres a cuatro años.

 

Esta nota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta