Un fantasma recorre Latinoamérica. Es la epidemia de obesidad.

Llega, como en cualquier otro rincón del mundo, de la mano de la alimentación de baja calidad, los productos procesados y el estilo de vida sedentario.

Además, dicen los expertos, está muy vinculada al perfil socioeconómico de cada país.

Y, en contra de lo que se creyó durante mucho tiempo, los datos demuestran que la obesidad avanza más rápido en las poblaciones rurales que en las ciudades.

No es un problema exclusivamente regional: de media, la población mundial ha engordado entre 5 y 6 kilos por personaen los últimos 31 años, según un estudio del Imperial College de Londres que analizó el peso de más de 112 millones de personas en 200 países del mundo entre 1985 y 2016.

Una persona obesa se define como alguien con una alta proporción de grasa corporal y un índice de masa corporal (BMI) de más de 30.

Y varios países de América Latina figuran entre aquellos que han registrado un mayor aumento del índice de masa corporal de sus habitantes, así como en el porcentaje de obesos.

Obesidad en los hombres

Si analizamos los datos país por país, los hombres de Argentina, Uruguay y Chile se sitúan en lo más alto del ranking en cuanto a porcentaje de obesos.

Les sigue muy de cerca México.

Evolución de la tasa de obesidad de los hombres en los últimos 31 años

En Latinoamérica

Los países están ordenados de mayor a menor tasa de obesidad en la actualidadFuente: Red de expertos NCD-RisC

Efectivamente, mientras el porcentaje de hombres obesos sobre el total de la población masculina es del 28,2% en Argentina, en Uruguay es del 25,8%, del 25,7% en Chile y del 25,1% en México.

En otras palabras, al menos un cuarto de los hombres en estos países son obesos.

«Chile, Argentina, Paraguay y México comparten un patrón: su obesidad se da tanto en las zonas rurales como en las urbanas y tanto en mujeres como en hombres», destaca además Jaime Miranda, profesor investigador de la Universidad Cayetano Heredia en Perú.

En el otro lado de esta lista, se encuentran los hombres de Guatemala, Ecuador y Bolivia, que cierran la tabla.

Mayor aumento

Los países donde la obesidad en los hombres ha avanzado con mayor rapidez en los últimos 31 años, sin embargo, son, por ese orden, Costa Rica, República Dominicana y Haití.

El porcentaje de hombres obesos ha aumentado más en esos 3 países que en el resto de la región, aunque seguidos muy de cerca por México y Argentina.

Y República Dominicana comparte con Perú el dudoso honor de ser uno de los países del mundo con mayor aumento del índice de grasa corporal entre los hombres: más de 3,1 kg/m2.

(Perú, sin embargo, registra el menor aumento en porcentaje de obsesos del continente).

Países en los que la obesidad de los hombres ha crecido más

Aumento del porcentaje de hombres obesos sobre el total de la población masculinaFuente: Red de expertos NCD-RisC

Obesidad en mujeres

En el caso de las mujeres, el mayor porcentaje de obesas con respecto al total de la población femenina se encuentra en República Dominicana y México, con un 35,4% y un 34% respectivamente.

Pero lo llamativo de estos datos, es que de los 20 países de la región, en 9 de ellos, una de cada tres mujeres ya supera un peso que los médicos consideran obesidad.

Esa cifra equivales a un tercio de la población femenina.

Chile, Uruguay, Cuba y Costa Rica se sitúan en un segundo escalón de este ranking con porcentajes de obesidad femenina que van del 32 al 31,2%.

En el otro espectro de la tabla encontramos a Ecuador, Perú y Paraguay con un 25,6%, 25,1% y 24,4% respectivamente.

Evolución de la tasa de obesidad de las mujeres en los últimos 31 años

En Latinoamérica

Los países están ordenados de mayor a menor tasa de obesidad en la actualidadFuente: Red de expertos NCD-RisC

Mayor aumento

Por su parte, los países donde la obesidad en las mujeres ha avanzado con mayor rapidez en los últimos 31 años son, por este orden, Haití, República Dominicana, Costa Rica, Salvador y Honduras.

Este último país es, junto a Egipto, aquel en el que las mujeres han aumentado más su índice de masa corporal: 5 kg/m2.

Y en casi todos una constante es que se ha pasado de malnutrición a un consumo intensivo de alimentos no saludables.

«Estamos hablando de la comida procesada», puntualiza a BBC Mariachiara Di Cesare, profesora del Imperial College que participó en el estudio.

De hecho, lo más chocante es que la obesidad convive con la desnutrición en extensas áreas de la región.

Países en los que la obesidad de las mujeres ha crecido más

Aumento del porcentaje de mujeres obesas sobre el total de la población femeninaFuente: Red de expertos NCD-RisC

En América Latina, la diferencia entre las tasas de obesidad en el campo y en la ciudad también se está reduciendo a ritmos veloces, pero este es un fenómeno que se da sobre todo entre las mujeres.

«En este tema puede haber algunas cuestiones de género, pero no podemos afirmar nada con seguridad. Habría profundizar en este fenómeno con más estudios y análisis», reconoce Di Cesare.

Las principales causas

Para la profesora Di Cesare, es probable que esto se deba a que «desarrollo económico en las áreas rurales ha reducido el gasto energético de las mujeres».

«Hoy la tasa de obesidad es más alta en las zonas rurales que en las urbanas y esto se debe en primer lugar a la irrupción de los alimentos procesados, listos para consumir, que son altamente sabrosos y aportan gran cantidad de calorías», explica por su parte Catterina Ferreccio, profesora titular de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Estos alimentos son ricos en azúcares refinadas que provocan adicción y además, dice, son fáciles de digerir para niños y adultos, satisfacen el apetito con menor costo y esfuerzo que lo que se requiere para una dieta saludable.

Y en su análisis sobre el terreno, Ferreccio observó que con la llegada de los supermercados y las cadenas de proveedores han ido cerrando los pequeños almacenes de verduras y frutas y las pescaderías que estaban cerca de la población.

Cree que esos supermercados están dominados por alimentos altamente procesados, ricos en azúcares y grasas.

«Este nuevo ambiente alimentario prevalece en los barrios de bajo nivel socioeconómico de América Latina, tanto en zonas urbanas como en pequeñas ciudades o zonas rurales, y es el primer determinante del desbalance calórico que explica la obesidad», dice.

El segundo factor que está espoleando la obesidad en América Latina es la mecanización de la mayoría de los sistemas productivos y el aumento de los vehículos motorizados.

«Esto disminuye el uso de calorías a través de la actividad física, agravando aún el desbalance calórico», dice a BBC Mundo la profesora Ferreccio.

«Los retos que se vienen para la región van a ser grandes. Estamos hablando de vivir con cáncer, con diabetes, con hipertensión o infartos cerebrales a edades más tempranas», advierte Miranda.

 

Esta nota originalmente se publicó en bcc.com

Compartir

Dejar respuesta