Hasta hace poco parecía que el principal uso que tendrían las pantallas flexibles serían teléfonos plegables como el –accidentadoGalaxy Fold de Samsung o el Mate X de Huawei. Sin embargo, Lenovo se ha querido sumar a esta tendencia con un dispositivo algo distinto: un portátil.

El equipo por el momento no tiene nombre -aunque estará enmarcado en la familia ThinkPad X1-, precio ni fecha de salida, más allá de que se darán más detalles sobre su disponibilidad en 2020. En lo referente a sus especificaciones, por el momento solo se ha revelado que tendrá una pantalla de 13,3 pulgadas OLED 2K desarrollada junto a LG y que el procesador correrá a cargo de Intel.

Es un movimiento peculiar porque hasta ahora todos los portátiles se caracterizaban, entre otras cosas, por ser plegables. El de Lenovo tiene la diferencia de que pantalla también se doblará y podrá funcionar como teclado. No es la primera vez que la compañía hace algo así, ya que algunos de sus Yoga tienen una pantalla de tinta electrónica táctil que ejerce esa función.

Por ahora solo unos pocos medios, como Cnet, han podido probar el prototipo, tanto en el modo plegado con el teclado táctil -que tiene el problema de la ausencia de respuesta física de los teclados normales- como en el modo tableta o pantalla que funciona mediante un teclado que se conecta por Bluetooth.

Esta nota originalmente se publicó en El Mundo
Compartir

Dejar respuesta