«Así les den una pensión vitalicia, de nada me sirve, una sentencia vitalicia, porque con nada me pagan la vida de mi hija, el dolor de mis nietas como sufren de ver que no está su mamá, no tienen a su mamá, no hay justicia de que me sirve me den 100 años con nada me pagan la vida de mi hija”, aseguró María Eugenia Solorio, mamá de Nancy.

Fue la reacción de la mamá de Nancy Noemí, la joven madre que fuera ultrajada, asesinada y descuartizada por la pareja de feminicidas Juan Carlos y Patricia, los llamados “monstruos de Ecatepec”, luego de que fueran sentenciados a 30 años de prisión cada uno por el delito de desaparición de personas, cometido por un particular en agravio de Nancy Noemí y Arlet Samantha.

Ello luego de que se reclasificara el delito de irrespeto a los muertos y violación a la ley de inhumación y exhumación porque el día de su detención en octubre pasado, traían una carriola con restos humanos.

«La audiencia del día de hoy fue, por la sentencia por desaparición de personas, este delito se reclasificó el delito de irrespeto de los muertos por la desaparición de personas dado que en las periciales que se hicieron los restos que llevaban en la carriola se comprobó que eran los de Nancy y los de Arlet, por esa fue la reclasificación del delito, explicó Carmen Zamora del coletivo feminista Echatl.

Durante la audiencia realizada en los juzgados de juicios orales del distrito judicial de Ecatepec, en donde el juez determinó que había elementos suficientes para condenar a la pareja con 15 años de prisión por cada una de las víctimas, la mamá de Nancy no pudo reprimir el dolor y coraje por el asesinato de su hija, por lo que les gritó a los acusados.

«Ya tenía mucho tiempo que quería gritarles unas cuantas cosas, no fue nada de lo que les quiero hacer pero por lo menos me desahogue, les grité lo que tenía que gritarles, yo sé que sus hijos no tienen la culpa, pero tenía que decirlo”, expresó María Eugenia Solorio, mamá de Nancy.

Durante todas las audiencias, la pareja de feminicidas siempre se mostró sonriente.

«Todavía ayer ellos se burlaban de mí, nos retaban con la mirada se burlaban de nosotros ahora se les acabó su risa”.

Pese a que este miércoles les fue dictada su primera sentencia, a la pareja de feminicidas que están relacionados con por lo menos ocho feminicidios, para las madres de las jóvenes que fueron sus víctimas, ello no es un paliativo al dolor que dejó la partida de las jóvenes madres.

«Muy pesada, ella y yo éramos inseparables, donde quiera andamos juntas para tomar café para ir al tianguis para todo desde temprano desde que amanecía era mami ¿cómo estás? ¿ya te tomaste tu medicamento?, porque estoy enferma, todo por teléfono, siempre éramos uña y mugre como vulgarmente se dice”, aseguró María Eugenia Solorio, mamá de Nancy.

«Mañana ya es un año que mi hija no está, que mis hijos perdieron a su madre y aunque ellos se pudran aquí adentro con nada le devuelven a su mamá a mis niños”, externó Guadalupe Hernández, mamá de Arlet.

Ahora en las próximas semanas continuarán los procesos en contra de Juan Carlos y Patricia por los delitos de feminicidio y trata de personas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta