La petrolera ha incrementado el envió de gasolinas a través de ferrocarril y pipas, que cuestan entre seis y 14 veces más. Así, asegura, logró disminuir 95% este ilícito

La apuesta para frenar de tajo el robo de combustible ha implicado que Pemex reduzca sus envíos a través de ductos para apoyarse en el transporte por ferrocarril o pipas, medios que resultan hasta 14 veces más costos. La petrolera promedió 1.19 millones de barriles enviados al mes por este medio durante 2018, mientras que en enero sólo envió 618,000 barriles, en febrero 727,000, en marzo 811,000, y en lo que va de abril 900,000, según cifras presentadas por la compañía.

Esta disminución ha ido acompañada de una caída drástica en el reporte de barriles promedio robados de los ductos, que pasó de 56,000 barriles en 2018 –con un pico en noviembre de 81,000 barriles- a 4,000 barriles en lo que va de este mes.

El transporte de gasolinas y diésel por ferrocarril, que suele costar cuatro veces más que hacerlo por ducto, aumentó en este mismo periodo, gracias a que se han usado nuevas rutas. Los envíos a través de los vehículos que adquirió el Gobierno a inicios del año también han incrementado, gracias a que se han puesto en operación 428 de las 612 pipas.

Pero las cifras presentadas hasta el momento no permiten conocer cuáles han sido los costos su implementación, coincidieron analista del sector.

“Suena posible que esos 300,000 o 200,000 barriles que no se transportan por ductos vayan por otros medios. Pero lo que no conocemos es si es más rentable para la compañía hacerlo”, dice Raymundo Sánchez, socio de la consultora AT Kearney.

Se estima que enviar gasolina a través de ferrocarril cuesta seis veces más que hacerlo por ducto y 14 veces más a través de las pipas. El gasto de 100 millones de dólares de estas unidades también debieran descontarse de los ahorros que presenta el Gobierno.

A estos costos deben agregarse los trabajos que hace Pemex para poner cemento en los tramos más importantes de su red de ductos, considera el director de midstream y líquidos de la consultora IHS Markit, Adrián Calcaeno.

“Una cosa que no queda claro es quién paga estos costos (…). En estas semanas que se ha debatido sobre el aumento de precios en las gasolinas, estos costos pudieron afectar en parte a este aumento”, dice el especialista. Calcaeno duda sobre los beneficios de poner cemento sobre los ductos, pues si bien será más complicado que sufran de perforaciones, también se volverá más complicado su intervención para reparaciones.

El Gobierno presume que esto ha permitido ahorros de 12,000 millones de pesos (mdp) derivados de un menor robo de combustibles, que pudieran llegar a los 50,000 mdp para finales del año.

Estos ahorros debieran reflejarse en los estados financieros de Pemex, a través de mayores ventas. C on los datos presentados, los analistas señalan que no es posible saber si eso está sucediendo.

“Los datos de Pemex en sus reportes mensuales muestran que sus ventas por volumen no han visto un repunte”, dice Raymundo Sánchez.

Las ventas de gasolinas Magna y Premium, por volumen, cayeron 7.5% anual en enero al pasar de 776,700 barriles a 706,800 barriles promedio diario, según datos de la petrolera nacional. El volumen también cayó 6% anual en febrero.

 

Esta anota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta