El Colectivo Madres Igualtecas en Busca de sus Desaparecidos encontraron en una cueva las osamentas de dos cuerpos en la comunidad de Coapango, en la Sierra de Chilpancingo, Guerrero.

En lo que sería su segundo día buscando fosas clandestinas, el colectivo había señalado el lugar, pero los peritos de la Fiscalía General de la Republica (FGR) que eran los indicados para bajar no llevaban poleas, ni cuerdas para el rescate de los restos humanos.

Se solicitó ayuda de equipo a Protección Civil de Guerrero, pero no llegaron y finalmente la Brigada Humanitaria Marabunta fueron los que ingresaron a la cueva con el equipo necesario para descender en la cueva, logrando encontrar los restos humanos de 2 personas.

Ya con el equipamiento necesario, los peritos de la FGR descendieron e iniciaron su labor. También comenzaron a sacar la basura acumulada para buscar más restos humanos.

 

De acuerdo a los protocolos, una vez que se tienen los restos humanos, se deben de trasladar a la Ciudad de México, bajo el resguardo de los peritos de la FGR, por lo que se solicitó una ambulancia al Semefo de Chilpancingo, misma que nunca llego.

La representante del Colectivo de Madres Igualtecas, Sandra Román Jaimes, dio a conocer que desde hace 2 meses, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas no les ha depositado los viáticos, mismos que fueron tramitados hace 60 días para realizar esta actividad.

Señalo que hasta el momento se les adeuda 56 mil pesos para gasto de transporte, a pesar de que no han recibido dinero, 500 pesos diarios por vehículo, la búsqueda continua.

Por otra parte, en la comunidad de Apipilulco en el municipio de Cocula, fue encontrado un cuerpo en un terreno anexo al Panteón Municipal, lugar que se utilizó hace 3 años para ampliar el panteón.

El domingo, una familia que iba a realizar un entierro, al momento de comenzar a escarbar encontraron el cuerpo que estaba envuelto en cobijas, sin ataúd.

Las autoridades buscaron y no encontraron ningún registro sobre ese entierro, por lo que se concluyó que se había realizado de manera clandestina en ese terreno, antes de que fuera panteón.

Para rescatar este cuerpo, se utilizó una máquina excavadora, sacando los restos humanos, huesos principalmente y restos de ropa y cobija.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta