Artistas y galeristas estadunidenses asisten a la XIII Bienal de La Habana, el evento más importante de las artes visuales en Cuba

LA HABANA.- Artistas y galeristas estadunidenses que asisten a la XIII Bienal de La Habana, el evento más importante de las artes visuales en Cuba, tienden puentes y abogan por el acercamiento, en medio de la renovada tensión bilateral y el anuncio de sanciones que dificultarían más los viajes al país caribeño.

La Bienal anterior (2015), llamada del “deshielo” por celebrarse pocos meses después de que ambos países decidieran revertir años de alejamiento, recibió una gran cantidad de visitantes de EU, interés que se repite —aunque en una menor escala— en esta “edición del rehielo”, que hoy se celebra en la capital cubana.

El mensaje de que hay “semejanzas incluso en la diferencia” resuena en la exhibición El espíritu que reside, de la reconocida artista visual Carrie Mae Weems, una de las creadoras más influyentes de EU.

Patrocinada por el Carr Center de Detroit, la primera muestra de Weems en Cuba incluye obras suyas y de otros ocho artistas, quienes invitan a encontrar un enlace entre la historia común, las tradiciones y la identidad de origen africano que une a Cuba y EU.

«He vivido experiencias extraordinarias creando y compartiendo mi obra con la gente; creo en la responsabilidad del artista en su relación con el contexto en que se desdobla”, insistió Weems durante un encuentro con artistas cubanos.

En este grupo de estadunidenses resaltan los creadores cubanoamericanos, muchos de ellos alejados de Cuba por décadas. Entre ellos Magdalena Campos-Pons, quien lidera el proyecto Ríos Intermitentes en Matanzas, la ciudad donde nació y a la que ahora regresa para tratar de revivir tradiciones y sitios olvidados de la que una vez fue llamada la “Venecia de América”, pronta a cumplir 326 años.

 

Esta nota originalmente se publico en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta