Cristina Añorve

La representación de la pasión y muerte de Jesucristo cumple 19 años de realizarse de manera viva en el municipio de Ánimas Trujano, poblado ubicado a 8 kilómetros al sur de la ciudad de Oaxaca de Juárez.
Entre llantos, oraciones y nostalgia, durante más de tres horas se celebró el juicio de Poncio Pilatos, la sentencia a Jesús de Nazaret y las paradas religiosas que cautivan a quienes asisten a esta comunidad conurbada.
Ante decenas de personas que se congregaron a lo largo del recorrido, la fe católica se expresó en cada uno de los pasajes bíblicos.
El encuentro de Jesús con su madre María fue una de las expresiones que más robó la atención de los católicos y de los visitantes.
Bajo los inclementes rayos del sol, algunos de los asistentes no pudieron contener el llanto en el momento cuando el hijo de Dios se encuentra con su madre.
Al acercarse las mujeres de Nazaret, Cristo les dijo: “No lloréis por mí, si no llores por vosotras mismas”, expresó. También se representó el encuentro con Verónica, las tres caídas y la cargada de la cruz.
El final es en el cerro del Mogotillo, con un recorrido de dos kilómetros con cientos de personas. “Perdónalos, Padre, que no saben lo que hacen”, dijo Cristo para iniciar con la primera de las siete palabras que se recuerdan en esta Semana Santa. “Hoy mismo estarás conmigo en la Gloria”, dirá al ladrón que le pidió acordarse de él cuando estuviera al lado del Señor. Después, la crucifixión de Cristo junto a los dos ladrones en el monte, donde fue elevado al término del viacrucis.
Para mañana sábado participarán en la resurrección de Cristo y culminarán con el domingo con la misa de Pascua.
En el Viacrucis participa un aproximado de 60 personas para la representación que año con año realizan en esta Semana Santa en Ánimas Trujano, Oaxaca.

Compartir

Dejar respuesta