Esta tecnología tiene el gran reto de abrirse un lugar importante pese a la falta de programación para este formato

CIUDAD DE MÉXICO .- En distintos tamaños, marcas y con diferentes amenidades llegaron al país las televisiones 8K por más de 200,000 pesos, pero pese a las cualidades que estos dispositivos presentan aún enfrentan un gran reto: la falta de contenidos en este formato.

Gigantes como Samsung, Sony y LG ya presentaron sus distintas apuestas en este tipo de televisores en los que, entre otras características, cuentan con procesadores que incrementan la resolución del contenido que estés viendo y lo escala lo más cercano a la tecnología 8K.

Pese a esta tecnología de escalabilidad los consumidores deben preguntarse si vale la pena adquirir una pantalla para la que no existen tantos contenidos y es que la decisión de invertir tal cantidad de dinero no es sencilla si se toman en cuenta algunas consideraciones.

“El contenido es actualmente restringido, sin embargo en estos momentos el comprar un equipo 8K la gente no lo hace tanto por ello sino por el tema de la experiencia inmersiva que puedes tener con una resolución tan buena que sí te permite apreciar mejor los detalles y estar cerca de tu televisor”, indicó Alberto Arellano, analista de telecomunicaciones en IDC, a Expansión.

En noviembre de 2017, el sitio de transmisión de video Vimeo agregó soporte para 8K y actualmente cuenta con más de 6,000 videos etiquetados en este formato, por arriba de YouTube. En tanto que para el formato 4K ya hay contenido creado por plataformas de streaming como Netflix o Amazon Prime Video, así como algunos contenidos deportivos.

“(El contenido) Aún es poco. No lo hay ni en servicios de streaming y libres o de acceso público hay en YouTube pero no son películas o contenidos con mucho valor para los usuarios”, agregó Arellano.

La calidad del 8K

Un panel 8K tiene un poco más de 33 millones de pixeles y para reproducir contenido en un formato inferior, la televisión escala la señal que recibe y rellena el espacio que no tiene definido.

Los procesadores de este tipo de televisiones le dan mejor brillo, contraste y colores más naturales y es esta definición la que permite que los usuarios puedan estar en distancias más cortas a su televisor que a otros equipos con menor tamaño y definición.

Es importante saber que la tecnología 8K tiene 16 veces más pixeles que las HD y cuatro veces más que las pantallas 4K.

Se espera que para 2023 tan sólo el 3% de los televisores ultra HD tengan tecnología 8K y que las ventas mundiales de este tipo de dispositivos alcancen las 400,000 unidades en 2019, de acuerdo con datos de la firma de análisis Statista.

Entonces… ¿Compro una 4K o una 8K?

De acuerdo con datos de IDC, en 2018 se observó que la mayoría de los consumidores de televisores tienen un presupuesto promedio de 17,500 pesos y que lo que buscan es el mayor número de pulgadas a cambio de su dinero, sacrificando la marca, el año de fabricación e incluso si es una 4K.

“Un consejo para los consumidores que están decidiendo si adquieren 4K u 8K es ver que en este momento hay una muy buena oferta para el 4K y dejar que evolucione el 8K pues la competencia hará que los precios bajen”, aseguró Arellano.

El mercado en México de las pantallas alcanzó los ocho millones de unidades vendidas en 2018 y vale 70,000 millones de pesos y se estima que este año alcance 77,000 millones.

El analista de IDC también aseguró que algo que impulsaría la adopción de los televisores 8K sería que empresas como Netflix, HBO o Amazon realizaran más contenidos en este tipo de formato.

“El 4K y 8K no son solo temas de equipo, también de la conectividad, por lo que quienes pueden hacer mucho también para impulsar la adopción son los operadores de televisión de paga”, agregó Arellano.

¿Te conviene tener una pantalla 8k? Considera esto antes de comprar

Estos televisores estarán disponibles en México gracias a compañías como LG y Samsung, sin embargo su costo rondará los 200,000 pesos. ¿Vale la pena invertir hoy en esta tecnología?

 

Esta nota originalmente se publicó en Expansión

Compartir

Dejar respuesta