El gobierno de Donald Trump subrayó que no habrá excepción alguna; la medida endurecerá el embargo a la isla

WASHINGTON.- Hoy, el gobierno de Estados Unidos, dio a conocer que ninguna compañía, ya sea estadounidense o europea, estará exenta de su nueva política hacia Cuba, la cual permite reclamar ante cortes norteamericanas propiedades expropiadas por la Revolución.

En rueda de prensa, Kimberly Breier, secretaria de Estado adjunta de ese país para Latinoamérica y el Caribe, subrayó que «No habrá excepciones».

Por su parte, el secretario de Estado, Mike Pompeo, explicó que, a partir del 2 de mayo, se activarán los Títulos III y IV de la ley Helms-Burton, unas provisiones que han estado congeladas desde su aprobación en 1996 debido a la oposición del bloque europeo.

La medida, expondría a empresas de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá a acciones legales, además, representa un duro golpe contra las iniciativas de Cuba para atraer más inversión extranjera.

Cuba prevé fracaso de EU al reactivar ley Helms-Burton

De forma “enérgica”, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, rechazó el anuncio respecto a que Estados Unidos activará por primera vez en más de 20 años una medida que permitirá reclamar propiedades expropiadas por la Revolución en la isla, un «ataque» que considera que «fracasará».

«Rechazo enérgicamente anuncio del Secretario de Estado (de Estados Unidos) Pompeo de activación del Título III de la Ley Helms-Burton. Es un ataque al Derecho Internacional y a la soberanía de Cuba y de terceros Estados. Agresiva escalada de EU contra Cuba fracasará», escribió Rodríguez en su cuenta oficial de Twitter.

La respuesta del ministro cubano de Exteriores llega minutos después que de que el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunciara la activación, a partir del 2 de mayo próximo, de los Títulos III y IV de la ley Helms-Burton, provisiones que han estado congeladas desde su aprobación en 1996 debido a la presión de la Unión Europea.

«Como en Girón, venceremos», aseguró el canciller de la isla, que celebra este 17 de abril la victoria en Bahía de Cochinos, conocida en Cuba como la batalla de Playa Girón, donde fueron derrotados cientos de exiliados cubanos que intentaron invadir el país en 1961 apoyados por Washington.

El título III de la Ley Helms-Burton se creó para permitir que los estadunidenses, incluidos los cubanos naturalizados, pudieran demandar ante tribunales de Estados Unidos a las compañías que supuestamente se estaban beneficiando de propiedades en Cuba que eran suyas antes de la Revolución liderada por Fidel Castro en 1959.

Cuando se aprobó esa ley en 1996, el bloque europeo y otros países con intereses empresariales en la isla se opusieron ferozmente porque temían que sus compañías fueran demandadas en Estados Unidos y, por ello, la UE denunció a ese país ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La UE suspendió el procedimiento contra EU en mayo de 1998 tras alcanzar un pacto político con el entonces presidente estadounidense, Bill Clinton (1993-2001), que se comprometió a congelar cada seis meses la activación de esas medidas.

Desde entonces, todos los presidentes estadounidenses han mantenido la suspensión del Título III hasta que el mandatario actual, Donald Trump, amenazó con activarlo este año dentro del recrudecimiento de su política hacia Cuba, en un intento por aumentar las presiones contra la isla.

Entretanto, el Título IV restringe la entrada a EU de quienes hayan confiscado propiedades de estadounidenses en Cuba o que hayan «traficado» con dichas propiedades.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta