Hay acusaciones informales de que estos hechos ocurren en vías secundarias; faltan denuncias ante la autoridad

CIUDAD DE MÉXICO.- Una nueva modalidad de robo de vehículo con violencia se presenta, principalmente en zonas limítrofes de la Ciudad de México con el Estado de México.

Desde hace un par de semanas hay denuncias de este tipo de hechos contra conductores de autos que no necesariamente son premium. Hay víctimas que viajaban en sedanes tipo Sentra o Jetta.

La agresión consiste en que supuestos policías de investigación, argumentando una inspección, le cierran el paso a los autos sobre vías secundarias que conectan el Edomex con alcaldías como Miguel Hidalgo y Azcapotzalco.

«Los presuntos agentes bajan armados, sólo de manera verbal se acreditan como policías e inmediatamente argumentan que hay reporte de un vehículo robado con las mismas características; en ese momento te amagan y luego se llevan el vehículo”, relató una víctima, quien pidió omitir su nombre.

Además del auto Jetta Clásico que le robaron, también se llevaron sus identificaciones y tarjetas de crédito, con las que hicieron transferencias bancarias por aproximadamente 12 mil pesos.

Todo comenzó la madrugada del 5 de abril, cuando circulaba con dirección a Periférico después de salir de avenida Presidente Masaryk.

Los ladrones inspeccionan teléfonos celulares y de encontrar aplicaciones bancarias instaladas piden hacer transferencias.

Quienes se niegan o argumentan que no tienen fondos son amenazados, pues con las  identificaciones los delincuentes obtiene información personal de su víctima, incluido el domicilio.

En otros puntos de la ciudad ya se detectó un modus operandi similar: el 7 de abril el conductor de un Malibú color negro modelo 2016 fue interceptado  aproximadamente a las 19:00 horas por un vehículo Sentra sobre avenida Centenario, en el perímetro de la alcaldía de Álvaro Obregón. También le dijeron que se trataba de una inspección.

«Me encañonaron, revisaron mis tarjetas y las aplicaciones bancarias, preguntaron cuánto tenía en cada tarjeta y me advirtieron que si no decía la verdad me iban a matar.

Después de media hora de andarme paseando se pararon y me subieron a una vagoneta en la que iban otras tres personas que también habían sido golpeadas. Tres horas después me dejaron en Tlalnepantla”, relató la víctima, quien también pidió el anonimato.

Finalmente fue liberado en la zona de juzgados del penal de Barrientos, en Tlalnepantla, Edomex.

SIN DENUNCIAS

Jesús Orta, secretario de Seguridad Ciudadana, dijo que no han recibido denuncias sobre estos casos.

«Hasta el momento no tengo conocimiento de este modus operandi, pero estamos decididos a investigar y atacar estos casos cuando se presenten (las denuncias correspondientes)”, señaló Orta.

La Fiscalía en Miguel Hidalgo informó a través de la alcaldía que hasta el momento no hay una denuncia presentada con estas características.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta