Víctor Hugo hizo de la catedral la verdadera heroína de ‘Nuestra señora de París’, con el objetivo de llamar la atención sobre el estado de decrepitud del monumento. Foto Afp

París. La novela de Victor Hugo Nuestra señora de París era número uno de ventas el martes en la plataforma de Amazon Francia, al día siguiente del incendio que devastó parcialmente la catedral de París.

Dos tercios de la techumbre de la majestuosa catedral gótica y su icónica aguja desaparecieron debido al incendio que ardió durante más de 12 horas, dejando a Francia en un estado de conmoción nacional.

También tras los atentados en París del 13 de noviembre de 2015, los franceses se habían precipitado a las librerías a comprar París era una fiesta, de Ernest Hemingway, expresando con este gesto su tristeza y solidaridad.

Escrita en 1831, la novela de Victor Hugo, adaptada al cine en varias ocasiones y conocida también como El Jorobado de Notre Dame, se sitúa en 1482, bajo el reinado de Luis XI.

Un pasaje del libro recuerda dramáticamente lo sucedido en las últimas horas:

«Todas las miradas se dirigían a la parte superior de la catedral y era algo extraordinario lo que estaban viendo: en la parte más elevada de la última galería, por encima del rosetón central, había una gran llama que subía entre los campanarios con turbillones de chispas, una gran llama revuelta y furiosa».

Alrededor de los personajes del «monstruo» Quasimodo y de la gitana Esmeralda, Hugo hizo de la catedral la verdadera heroína de Nuestra señora de París, con el objetivo de llamar la atención sobre el estado de decrepitud del monumento.

El éxito de la obra provocó un movimiento de opinión ciudadano que fue capaz de empujar a las autoridades a rehabilitar la catedral.

 

Esta nota originalmente se publicó en La Jornada

Compartir

Dejar respuesta