Iván Castellanos

El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, realizó la Misa Crismal en se bendicen el Santo Crisma, Óleo de Catecúmenos y Óleo de los Enfermos, además, donde los sacerdotes renuevan sus promesas.

El jerarca de la Iglesia católica en la entidad indicó que es su familia, la familia sacerdotal, donde deben dar un testimonio de comunión y unidad, pues el pueblo lo quiere y espera, por lo que deben trabajar para que se logre y expresarlo en las comunidades donde prestan su servicio.

Aseguró que no deben olvidarse que son ungidos por el bautismo y la confirmación, sino por el sacerdocio, sus manos fueron ungidas para perdonar, bendecir, consagrar, por lo que deben bendecir al pueblo que está bajo su cuidado, «deben bendecirlo todos los días, otorgar con fe los santos sacramentos, dedicarle muchas horas al confesionario, tocar al penitente y otorgar el perdón, que lo hagan en persona y a nombre de Jesucristo».

«Los fieles aman al sacerdote por el ejercicio de su ministerio, por las causas y bendiciones que se alcanzan, no por su cara bonita; debemos ser unos grandes sacerdotes, los convoco a promover las vocaciones para que se tenga a más personas que deseen seguir al Señor”, culminó.

Compartir

Dejar respuesta