El entrenador del Barcelona Ernesto Valverde, aseguró que, a pesar del 0-1 favorable en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Manchester United, su equipo afrontará el duelo de este martes en el Camp Nou «con la idea de ganar».

«No tenemos que especular con el marcador, pero no queremos que nos marquen. Nuestra idea es ganar el partido y no salir pensando que tenemos una ventaja», aseguró el técnico azulgrana.

En la comparecencia previa al duelo de vuelta, Valverde señaló que lo que «más teme» de su rival es el «espíritu que tienen con jugadores que si les das espacio son contundentes» e instó a sus hombres a que el partido no se convierta en un intercambio de golpes.

Foto: Reuters
«Lo que tienes que intentar es centrarte en lo que tú crees que es bueno para ti. No podemos convertir el partido en que nosotros creemos una oportunidad y luego ellos tengan otra. Tenemos que cerrar bien los espacios para que no tengan opciones», añadió.

Consciente de que se trata de un encuentro «importante» después de que su equipo lleva tres años sin clasificarse para las semifinales del certamen, se mostró convencido de que la afición responderá y «empujará» a los jugadores.

«No hay ningún temor a quedar eliminado, lo que hay es una ilusión tremenda. Estamos dispuestos para pasar ante un gran equipo. Tenemos un gran premio, que es pasar a semifinales», comentó.

Foto: Reuters

No obstante, avisó de que su rival «de cuatro partidos jugados fuera da de casa en la Champions ganó 3», el último de ellos ante el Paris Saint-Germain en el Parque de los Príncipes (1-3).

En cualquier caso, Valverde es más partidario de no pensar en el pasado: «Todos cogemos ejemplos anteriores y, a veces, nos impulsan de cara al futuro. Yo soy más partidario de que el destino lo tienes que escribir tú. Mañana tenemos que ir a buscar nuestro destino y creo que el United hará lo mismo».

Valverde, como ya hizo el técnico del Manchester United, Ole Gunnar Solskjaer, también criticó el poco tiempo de recuperación (6 días) entre los dos partidos de los cuartos de final.

«Es un absurdo que cuatro equipos tengan ocho días de margen y los que jugaron el miércoles tengan tan solo seis días. Es algo que penaliza a los que jugamos el miércoles y los que ahora jugamos en martes», finalizó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta