Paradójicamente, la detención pudo salvarlo de la locura y la muerte

 

Estanota originalmente se publicó en El Sol de México

Compartir

Dejar respuesta