La revelación de que empleados de Amazon pueden acceder a parte de las conversaciones de sus usuarios ha puesto el grito en el cielo sobre la privacidad de estos aparatos que empiezan a inundar las casas como centros de control domótico

Meter un micrófono en tu casa a cambio de controlar por voz algunos aparatos electrónicos domésticos. Los altavoces inteligentes han desembarcado en el mercado pero presentan un cierto rechazado en muchos consumidores por sus capacidades para estar «escuchando» en todo momento sus interacciones. La revelación de que empleados de Amazon tienen acceso a parte de las grabaciones realizadas a través de Alexa, su asistente digital, ha generado de nuevo un ambiente de dudas.

El gigante del comercio electrónico reconoce, sin embargo, que esta función es limitada y únicamente está concebida para mejorar la experiencia de usuario. Nunca -promete- revisan conversaciones privadas, sino las que se realizan a través del sistema en la «nube» y siempre y cuando se activa el sistema mediante la palabra «Alexa». Es decir, hay equipos humanos que se encargan de «entrenar» los algoritmos para mejorar su precisión.

Borrar el historial

La mayoría de estos dispositivos que manejan la voz como vehículo de control disponen de un apartado en «Configuración» desde donde se puede gestionar algunos aspectos para ser algo más privado. Su funcionamiento es la clave del asunto. Cuando Alexa o Assistant capturan tu voz, los sistemas almacenan esas grabaciones de manera indefinida (Apple asegura que no guarda las conversaciones a través de Siri), pero por fortuna proporcionan una forma de eliminarlas.

En el caso de Amazon, para eliminar el historial hay que dirigirse a la aplicación móvil de Alexa y entrar en el apartado «Configuración». Una vez dentro es necesario pasar previamente por «Cuenta de Alexa» en donde se encontrará la opción de «Historial». El problema es que hay que borrar las entradas de manera individual. Es decir, una por una, no se de puede hacer del tirón, aunque esta opción es posible si se acceder al sitio oficial para navegadores web.

Google, en los últimos años, también ha puesto el foco en materia de privacidad. Un área que canaliza desde su propio servicio, Mi Actividad. Desde el espacio denominado «Eliminar por tema o producto» es posible borrar de un plumazo todo el historial o parte de ella si lo acotamos por periodos.

Activar los sonidos de inicio

Aunque estos aparatos están diseñados para activarse una vez que se han pronunciado las frases para despertarlos («OK, Google» o «Alexa»), también se puede configurar para que emitan alertas sonoras cada vez que están en funcionamiento y preparados para reconocer tu voz. Desde Alexa hay que hacer esta operación desde «Configuración», elegir el dispositivo en cuestión, «Sonidos/Solicitar sonidos». En el caso de Google hay que ir a «Configuración», tocar sobre el icono del dispositivo, entrar en «Accesibilidad» y elegir «Reproducir sonido de inicio».

También hay otras opciones para proteger las conversaciones, por ejemplo, apagando la entrada de audio por medio de un botón que incorporan todos estos altavoces inteligentes. Es decir, cerrar el grifo al micrófono hasta que lo necesites de verdad. Es una manera quizás más rudimentaria para evitar intromisiones a la intimidad, pero que funciona perfectamente.

 

Esta nota originalmente se publicó en abc.es

Compartir

Dejar respuesta